Santo Domingo 29°C/32°C scattered clouds

Suscribete

enfoque

Los odiosos expertos de 10 días

Ya estamos cansados de que Naciones Unidas y otras organizaciones vinculadas nos envíen expertos por 10 días para evaluar y llegar a conclusiones totalmente desafortunadas sobre nuestro país. Emiten opiniones ofensivas y degradantes con solo 10 días de trabajo. El ultimo de ellos es el Señor William O°Neill, experto independiente de Naciones Unidas para los Derechos Humanos que pidió a República Dominicana detener las deportaciones masivas de haitianos, ante la violencia que impide su retorno seguro y digno.

En esos 10 días el experto dijo que los métodos de repatriación utilizados no cumplen las normas de derechos humanos y violan los acuerdos bilaterales de migración.

Este caballero debió documentarse mejor y durar un año en el país para que entienda el maldito problema que tenemos con la inmigración haitiana. Y de ese año pasarse tres meses en ambos lados de la frontera para ver cosas que se escapan a su imaginación.

El país gasta 30 mil millones de pesos en salud para asistir a inmigrantes haitianos.

El país gasta 30 mil millones de pesos en salud para asistir a inmigrantes haitianos.ARCHIVO/LD

Debió visitar los lugares donde habitan miles de haitianos sin trabajo.

Parece que tampoco consiguió información sobre los 30 mil millones de pesos que se gastan en salud con los inmigrantes, en su gran mayoría procedentes de Haití. Mucho menos de las dificultades económicas que tenemos para aliviar la pobreza 2.5 millones de dominicanos. Al experto tampoco le dio tiempo analizar los problemas delincuenciales que crecen como pólvora en el país protagonizados mayormente por esos inmigrantes ilegales. Menos aún, analizó el nivel educativo de la mayoría de ellos, que no están aptos para trabajos especializados.

¿No sabe el experto que República Dominicana es más dócil y condescendiente con los inmigrantes haitianos que la mayoría del resto de países de la región a donde emigran? ¿No sabe que hay más de un millón de haitianos viviendo en el país de los cuales medio millón trabaja en diferentes sectores y remesan 700 millones de dólares al año? ¿Qué hacemos con el otro medio millón?

Tenemos una frontera donde nuestros vecinos cruzan a su antojo y si no adoptamos una política fuerte, firme y decidida de repatriación tendríamos entre 3 y 4 millones de haitianos viviendo ilegalmente, en un territorio de 48 mil kilómetros cuadrados y con 11 millones de habitantes. Eso nos ahogaría y pondría en peligro nuestra soberanía.

El experto debió decir lo que dijo el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, “En Haití hay que desplegar tropas especializadas que asistan a la Policía en su lucha contra las pandillas”.