Santo Domingo 29°C/31°C scattered clouds

Suscribete

PUNTO DE MIRA

El gobierno fementido de improvisación y retroceso

Con despreocupado optimismo el gobierno avanza a otra nueva oportunidad de rendir cuentas ante el Congreso sin que muestre qué hizo con los multimillonarios préstamos en dólares concertados para nivelar un presupuesto nacional de exigua inversión pública.

El encuentro de este año será otra nueva fosa común a las múltiples promesas sin cumplir de obras de alto interés nacional y detener el deterioro de la calidad de vida del ciudadano pobre, sobre todo en el área de servicios públicos como educación, salud, transporte, alimentos y sobre todo seguridad nacional. Los meses pasan y la fe mentida administración de Abinader es incapaz de transparentar el precio de venta de los combustibles, no obstante, desde hace meses se registra una baja en los precios de compra; el tema de migración ilegal de los haitianos, que prometido resolver en el primer mes de su gestión por el contrario se agrava a niveles de tener la protesta púbica a la vuelta de la esquina por hacer propuestas que ponen en peligro la seguridad nacional. La deportación de ilegales ha cesado y el muro sigue siendo ilusión.

Se tienen cacareadas propuestas que siguen en agenda, como el teleférico de Los Alcarrizos que iniciaría servicios en este mes, y es deseable que sea su perla del 27 de febrero porque la extensión del Metro no la será.

En esta administración los servicios públicos se han deterioro a niveles de hace décadas, como en la Dirección de Pasaportes y Punta Catalina, que el abandono de la programación de mantenimiento y compra de suministros provocó daños a la población y forzó a buscar relevos en con gerentes más experimentados.

En todas las áreas de la administración pública se pone de manifiesto la impericia del presidente de la República dueño de una gestión que repite una y otra vez la improvisación de políticas, incumplimiento de promesas y retrocede ante sus decisiones. Se jacta de que le sobra dinero, porque como no sabe administrar, no invierte en obras públicas, le sobra para ser espléndido con las bocinas y comprar políticos de oposición.

Mal manager.

Tags relacionados