Santo Domingo 22°C/24°C clear sky

Suscribete

Un gas gracioso, pero no chistoso

Avatar del Listín Diario
Aliany Concepción AbreuSanto Domingo

Te imaginas inhalar gas de un globo de fiesta, de un encendedor, de nata montada (gas del sifón) en una reunión entre amigos, buscando la risa fácil, desproporcionada, no buscada, ¿sin motivo? Es lo que se conoce como el gas de la risa, ácido nitroso.

Un gas, legal a nivel comercial, pero prohibido de forma recreativa.

El Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (EMCDDA) alerta de un aumento de su venta en la población juvenil Europea, aunque ya existen restricciones a la hora de su venta como si de una droga se tratase, porque puede serlo, por sus efectos psicoactivos ya demostrados.

¿Qué pasa cuándo consumimos ese gas?

Sus efectos van a depender de varios factores, como en todo, cantidad, peso, uso, abuso, etc. Su consumo aumenta el riesgo de daños en el sistema nervioso central, disminuye la tensión arterial provocando una euforia, disociación y relajación, es decir, te colocas.

Es bueno recordar que el ácido nitroso ha sido utilizado durante décadas en el ámbito de la medicina e industrial, como anestésico y aditivo alimentario durante décadas.

No dudo que muchos consumidores están embriagados de olvidarse en un instante de la cotidianidad del día a día, buscando la tan deseada sensación placentera, aunque sea fugaz, pero olvidando las repercusiones que pueden conllevar. No existe nada más peligroso que la propia ignorancia, es como una muerte lenta, alegre y al mismo tiempo nociva, y con un resultado triste al final.

www.doctoraconcepcion.com

Tags relacionados