Listin Diario Logo
19 de mayo 2022, actualizado a las 12:34 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista lunes, 17 de enero de 2022

PEREGRINANDO A CAMPO TRAVIESA

Tuerto, manco y casi mata a Hitler

  • Tuerto, manco y casi mata a Hitler
Manuel Pablo Maza Miquel, S.J.
mmaza@pucmm.edu.do

Claus, Conde de Stauffenberg (1907 – 1944), apellido conocido en el siglo XIII y dueño de varios castillos suabos en el XX. Era alto, simpático, líder, lector empedernido, conocedor del griego clásico, creyente y con excelente entrenamiento militar, esposo fiel y padre de cinco hijos.

Stauffenberg simpatizó con los nazis, pero se indignó de las atrocidades cometidas contra los judíos, ya desde la Noche de los Cristales rotos en noviembre de 1938. Conoció otros crímenes durante la Operación Barbarroja contra la Unión Soviética. Transferido al frente del norte de África, bajo Rommel, la tanqueta de Stauffenberg fue atacada por un avión: perdió el ojo izquierdo, la mano derecha y dos dedos de la mano izquierda.

Desde antes del desastre de Stalingrado a inicios del 1943, Stauffenberg sabía que Hitler llevaba a su amada Alemania al desastre. Trabajaba bajo el general Friedrich Olbricht, líder de una conspiración con participación de 200 oficiales alemanes, algunos responsables de la seguridad de Hitler. Pensaron en acabar simultáneamente con el alto mando nazi y crear un gobierno alterno. Varios atentados fracasaron.

Para el verano de 1944, el ahora coronel Stauffenberg, tenía acceso a las juntas de planificación de Hitler. El 20 de julio de 1944 logró colocar una maleta con una bomba junto a Hitler. A pesar de que la bomba explotó y murieron 4 personas, el atentado fracasó. Alguien empujó la maleta junto a una de la patas de la mesa de cedro macizo. La reunión tuvo lugar en una sala construida en madera con varias ventanas abiertas y no en el bunker en el cual nadie habría sobrevivido. Limitado por el tiempo y sus heridas, Stauffenberg solo logró armar y emplear una de las dos bombas.

El alcance de la conspiración se advierte en un comentario de Helmuth Von Molke, sobrino nieto del famoso mariscal de campo, escribiéndole a su esposa: aquí estoy preso, yo luterano ferviente, junto a un jesuita [el Padre Delp]. Ambos fueron ejecutados. La esposa de Stauffenberg fue apresada, sus hijos confinados a un orfanato con nombres falsos, luego liberados.

En el juramento elaborado por Stauffenberg se lee: “Sabemos que el alemán tiene los poderes que le designan para dirigir a la comunidad de naciones de Occidente hacia una vida más hermosa”.

(Peter Hoffmann, Stauffenberg, 2003, A family history, 1905 – 1944, 293).