Listin Diario Logo
16 de octubre 2021, actualizado a las 05:57 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista lunes, 27 de septiembre de 2021

EN ESPECIAL

Latente avalancha haitiana

  • Latente avalancha haitiana
Cristhian Jiménez

 Latente la po­sibilidad de una avalan­cha haitiana hacia el lado oriental de la isla debido al terror y desplazamien­tos generados por grupos armados con controles te­rritoriales, la firmeza nor­teamericana de continuar la deportación de indocu­mentados, en lo adelan­te sin caballos y látigos, y la advertencia del primer ministro Ariel Henry de que “las migraciones con­tinuarán” mientras exis­tan áreas de prosperidad y precariedades extremas en el mundo.

El presidente Luis Abi­nader, en su discurso an­te la 76 asamblea general de las Naciones Unidas, instó a la comunidad in­ternacional pasar de los seminarios a la acción y compromisos serios ante la crisis en Haití, que dijo es una amenaza a la paz regional, sin respuesta in­terna y “jamás solución dominicana”.

El viernes último en La Vega, Abinader reiteró la urgencia de auxiliar a Hai­tí y anunció para maña­na la reunión del Conse­jo Nacional de Migración para la adopción de medi­das especiales, además del emplazamiento actual de más de 8 mil miliares en la frontera.

El clamor presidencial se da en el contexto del agravamiento de la situa­ción haitiana, luego del asesinato de su presiden­te, la imposibilidad de realizar elecciones, el es­calamiento de la violen­cia. Además, la violenta reacción de autoridades norteamericanas al dete­ner y deportar haitianos que intentaron ingresar ilegalmente por la fron­tera con México. Otros miles están apostados en este país y en camino desde ciudades centro­americanas, empero, so­lo Panamá y Costa Rica apoyaron el gesto domi­nicano.

El momentum debe­ría facilitar una solución o compromisos mayores y sostenidos para auxiliar al vecino más allá de los dis­cursos, ya que países de la región estrenan lo que República Dominicana ha tratado de explicar al mundo durante años, sin la comprensión debida y por el contrario reproches, serias acusaciones y hasta sanciones absurdas.

Ya no es “un proble­ma entre negros y mula­tos de una isla a quienes se les calma con 32 sacos de arroz”, sino que afec­ta países de Suramérica), Centroamérica y Nortea­mérica.

La ONU, OEA y Unión Europea, como órganos, y las grandes potencias que las controlan en forma in­dividual, han fracaso en sus “fórmulas” para Hai­tí y ahora actúan desde la distancia y través de sus representantes en Puer­to Príncipe e impulsan acuerdos, sin zambullir­se en soluciones de hondo calado y sostenibles, como reclama el mandatario do­minicano.

Grandes y pequeños no los quieren en sus territo­rios y lo que ha molestado son las terribles imágenes de vaqueros que cazaban haitianos que recorrieron el mundo, las que evitarán para no causar alarmas y falsos sonrojos.

“Este problema de los migrantes debe recor­darnos que los seres hu­manos, padres y madres siempre huirán de la mi­seria y los conflictos, y buscarán ofrecer mejores condiciones de vida a sus hijos”, advirtió el sába­do Henry, un día después de la suspensión de la fir­ma de un acuerdo políti­co, avalado por represen­tantes externos, ante la renuncia del enviado es­pecial estadounidense Da­niel Foote, que alegó trato inhumano de su gobier­no contra haitianos en Del Río, Texas.

El pacto aplazaría las elecciones para finales del año 2022 (imposible rea­lizarlas este año), lo que implica continuación de la inestabilidad y el con­trol violento de bandas ar­madas que ahuyentarán a ciudadanos de centros ur­banos y dificultará la per­manencia de los forzados a regresar.

¿Se van a tirar al mar? La presión migratoria cre­cerá con los días y aumen­tará la posibilidad de una avalancha.

¿Qué haríamos? No im­porta que tengamos 8 mil o 16 mil soldados en la zo­na fronteriza. Imposible el método de los troglodi­tas…

El tema es complejo. Amerita sangre fría y ade­cuada y prudente aseso­ría, sin estridencia extre­mista.