Listin Diario Logo
23 de septiembre 2021, actualizado a las 02:09 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista viernes, 30 de julio de 2021

EL INFORME OPPENHEIMER

El nuevo disparate de López Obrador sobre Cuba

  • El nuevo disparate de López Obrador sobre Cuba
ANDRÉS OPPENHEIMER

Suena a broma, pero el presiden­te de México, An­drés Manuel Ló­pez Obrador, ha propuesto que Cuba sea declarada “Patrimonio de la Humanidad” por ser un “ejemplo de resistencia” a Estados Unidos. De hecho, tendría mucho más sentido declarar a Cuba como un “Museo Mundial del Fra­caso”, por su caída auto-in­fligida a uno de los países más atrasados del planeta.

Hablando en una ce­remonia el 24 de ju­lio, López Obrador elo­gió la defensa de Cuba de su “dignidad” y culpó al “bloqueo” estadouniden­se —como él se refiere al embargo comercial esta­dounidense— por la crisis perenne de la isla.

López Obrador no di­jo nada en su discurso so­bre la brutal represión de la dictadura cubana con­tra miles de manifestan­tes pacíficos el 11 de julio de 2021, ni mencionó el hecho de que el régimen cubano no ha permitido una elección libre en los últimos 62 años, ni que la dictadura de la isla es res­ponsable de 3,051 fusila­mientos y otras 1,258 eje­cuciones extrajudiciales desde el comienzo de la revolución en 1959, según la base de datos www.Cu­baarchive.org.

Sorprendentemente, el cuento de que el desastre económico y social de Cu­ba es por culpa de Esta­dos Unidos todavía sigue encontrando apoyo entre algunos presidentes como López Obrador.

En realidad, el embargo estadounidense a Cuba, que Washington impuso en 1962 tras la expropia­ción de empresas estado­unidenses en la isla, no ha sido el motivo del desastre económico de la isla. Cu­ba comercia normalmen­te con más de 70 países de todo el mundo y también, de forma limitada, con Es­tados Unidos.

Como señalé en una co­lumna reciente, Estados Unidos es el mayor ex­portador de alimentos y productos agrícolas a Cu­ba. Además, alrededor de 500,000 turistas estado­unidenses visitan Cuba cada año, y los residentes estadounidenses envían aproximadamente $3,500 millones al año en reme­sas familiares a la isla. Es­tados Unidos es una de las principales fuentes de in­gresos de Cuba.

Como me dijo el expre­sidente de España, Felipe González, en una entre­vista la semana pasada, se podría culpar al embargo estadounidense por qui­zás hasta el 30% del fiasco económico de Cuba, “pero el 70% restante es atribui­ble solo a un planteamien­to radicalmente equivoca­do” del régimen de la isla.

En 1957, la tasa de mor­talidad de Cuba de 32 por cada 1,000 nacidos vivos ya era la más baja de Amé­rica Latina y la decimoter­cera más baja del mundo, según datos de Naciones Unidas. Cuba estaba por encima de Francia y Ale­mania Occidental, que en las décadas siguientes su­peraron a Cuba en ese in­dicador.

En educación, Cuba an­tes de la revolución de 1959 era el cuarto país la­tinoamericano mejor cla­sificado en alfabetización infantil.

Hoy, Cuba está en la mi­seria. Después de que el régimen aumentó los sa­larios hasta cinco veces a principios de este año, la mayoría de los trabajado­res cubanos ganan hoy al­rededor de $90 al mes al tipo de cambio del merca­do negro. Los trabajado­res mejor pagados, como los médicos, ganan alre­dedor de $120 al mes.

Pero con una tasa de inflación estimada entre 500% y 900% este año, hay escasez de casi todo, o los productos están fuera del alcance para la mayo­ría de los cubanos.

Un amigo que vive en La Habana me dijo en una conversación telefónica que fue al supermercado a principios de esta semana y no pudo encontrar car­ne, arroz, aceite y jabón. “Y cuando encuentras al­go, es tan caro que no hay forma de pagarlo”.

Incluso en comparación con otros países comu­nistas como China y Viet­nam, el desempeño de Cu­ba ha sido pésimo.