¿Tercera dosis? ¡Craso error!

Miguel Antonio Fiallo CH.

 Sí, eventualmen­te, necesitare­mos una tercera dosis.

Sí, las prue­bas de efectividad de las vacunas se hicieron con las primeras variantes del virus.

Sí, nuevas variantes y cepas han surgido que son más contagiosas.

Sí, la inmunidad pro­vista por las vacunas tie­ne un tiempo límite, qui­zás no más de un año.

Sí, debemos asegurar una buena cobertura a la población.

Sí, debemos en el fu­turo proporcionar un “booster” en una tercera dosis primero a los ma­yores, vulnerables y pa­cientes con riesgos.

Sí, quizás el uso de una tercera vacuna diferen­te a la suministrada sea buena estrategia, atacan­do el virus por medio de diferentes mecanismos y vías.

Sin embargo….

¡No!... un período de solo un mes no ha sido demostrado que sea el momento adecuado.

¡No!... No se han he­cho estudios confiables y controlados sobre el momento de una terce­ra dosis. Ni un solo estu­dio existe al respecto. La mayoría están “on going” (corriendo).

¡No!...La falta de an­ticuerpos no necesa­riamente implica cero inmunidad. La especifi­cidad de los anticuerpos no es 100% tan precisa (algunos métodos usa­dos miden la reacción del cuerpo a la proteí­na “nucleo-cápside” del virus y no la “spike pro­tein”; que es la que pene­tra en nuestras células).

¡No!...No debemos fes­tinar una vacunación por razones políticas en de­trimento de la salud de un pueblo.

Sugerimos con vehe­mencia, una rectificación de una medida tomada muy a la ligera, sin con­tar con el aval y la base científica para su ejecu­ción.

Apenas en mayo, UK lanzó su “Cov-boost Stu­dy” que estudia el uso de siete diferentes vacunas en tercera dosis, los re­sultados no se tendrán antes de este septiembre.

No por mucho madru­gar se amanece más tem­prano.

Buena intención, mala ejecución.

El autor es médico