Listin Diario Logo
26 de julio 2021, actualizado a las 07:18 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista miércoles, 16 de junio de 2021

PLANIFICACIÓN Y DESARROLLO

Impacto del Covid-19 en el mercado de trabajo en RD

  • Impacto del Covid-19 en el mercado de trabajo en RD
Félix Bautista
@felixrbautista

 La crisis del Covid-19 ha transforma­do la vida, la salud y la ri­queza de todas las nacio­nes del mundo. En el sector sanitario ha sido descon­certante y devastador. Los pronósticos cambian todos los días, por lo que hoy no existe una certeza plena del comportamiento de la en­fermedad. Hay países co­mo Chile, con el 70% de su población vacunada y con un rebrote de Covid des­concertante. Hay pacientes que se han inoculado con ambas dosis y son afecta­dos por el Covid. Esto pone de relieve que aún estamos en una fase experimental para el tratamiento de esta terrible enfermedad.

En el ámbito de la gene­ración de riqueza, ha ha­bido cierre de empresas y negocios, pérdida de em­pleos, suspensiones, y re­ducciones de salarios. Esto se ha traducido en la dismi­nución de los ingresos de las familias y del Producto Interno Bruto de las nacio­nes. En el caso dominica­no, la tasa de empleo del año 2019, según el Banco Central era de 61% y la de desempleo abierto 6.2%, sin embargo, los empleos informales se situaban en 55.2%. Este último porcen­taje, está conformado por personas que viven de tra­bajos informales y en con­secuencia están desprotegi­dos de la seguridad social. Con la pandemia este esce­nario se ha agudizado.

El Programa de las Na­ciones Unidas para el De­sarrollo (PNUD) en su in­forme titulado “Impacto Económico y Social del Co­vid-19 y Opciones de Polí­tica en la República Domi­nicana”, ha revelado que la tasa de pobreza se situaba en un 16% para los traba­jadores informales pobres y para los pobres o vulne­rables en un 39%. En cam­bio, los pobres con trabajos formales representaban un 8% y los pobres o vulne­rables formalizados en el mercado laboral llegaban al 26%.

El referido informe in­dica además que, según la Comisión de Estudios Eco­nómicos para América La­tina (CEPAL), “más de 30 millones de personas po­drían caer en la pobreza, si no se ponen en marcha en la región políticas activas para proteger o sustituir el ingreso de los grupos vul­nerables”.

Según el Banco Central de la República Dominica­na, los sectores económicos donde mayor se expresa la informalidad laboral son las construcciones, trans­porte y comunicaciones, comercio y hoteles, bares y restaurantes. De los que trabajan en la agricultu­ra y ganadería, el 86% son trabajadores informales pobres; el 83% en la cons­trucción; 63% en el comer­cio; 50% en bares y restau­rantes; entre el 19 y el 31% trabajan en industrias o en intermediación financiera; y el 71% en transporte y co­municación. De estos em­pleos informales, el 39% corresponde a mujeres y el 61% a hombres, según la fuente indicada.

Por supuesto, el Co­vid-19 no sólo ha impacta­do el mercado de trabajo en República Dominicana, sino además los encadena­mientos productivos y la si­tuación macroeconómica. La crisis provocada por el Covid-19, impactará nega­tivamente en el avance lo­grado por la República Do­minicana en los últimos años en materia de índice de desarrollo humano e ín­dice de la pobreza.

Superar la crisis sanita­ria, es fundamental para poder situarnos en los ni­veles económicos y sociales de la era pre-Covid-19. Es esencial vacunarse, como medida inmunizadora an­te la enfermedad. Respetar las medidas sanitarias im­plementadas por las auto­ridades es cuidar su salud y la de los demás.