Listin Diario Logo
20 de septiembre 2021, actualizado a las 12:13 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista jueves, 27 de mayo de 2021

EN LA DIANA

Espacio fiscal-monetario

Rolando Reyes
rolandoreyesyasociados@gmail.com

 Primer Tiro
En lo que sigue se define “Espa­cio Fiscal” co­mo la capacidad del Gobierno y del Banco Central de conti­nuar refinanciando su deu­da, mientras que el “Espacio Monetario” se define como la capacidad del Banco Cen­tral de mantener la actual posición expansiva, combi­nando una baja tasa de inte­rés con un agresivo progra­ma de estímulo del crédito al sector privado. Como ambos dependen el uno del otro, los mismos se unifican pa­ra formar el Espacio Fiscal/Monetario. Si la capacidad de pago, medida por el va­lor presente de los superávits primarios futuros, se mantie­ne constante, los mercados continuaran comprando títu­los de deuda pública a la tasa de interés actual, y el Espacio Fiscal-Monetario permane­cerá constante. Si los merca­dos perciben una reducción de la capacidad de pago, el Espacio se reduce, la deman­da de títulos de largo plazo disminuye, y el periodo me­dio de vencimiento de toda la deuda pública se reduce, aumentando la tasa de inte­rés de los refinanciamientos de los nuevos vencimientos, la cual es una función inversa de dicho periodo.

Segundo Tiro
Según el Modelo seguido, las expectativas de una menor capacidad de pago de todo el sector público consolidado disminuye el periodo medio de vencimiento de los títulos del Banco Central y aumen­ta la tasa de interés de los re­financiamientos de sus nue­vos vencimientos, lo que a su vez aumenta las expectativas de inflación y devaluación, lo que a su vez reduce el Es­pacio Monetario, es decir, la capacidad del Banco Central de mantener su actual polí­tica monetaria súper expan­siva. La conclusión de lo an­teriormente expuesto es que todo depende de las expec­tativas de los mercados (las agencias calificadoras, los bancos y fondos de inversión que compran y mantienen tí­tulos de deuda o bonos glo­bales, los bancos locales, los fondos de pensiones y otros inversionistas que compran y mantienen títulos de deuda en moneda nacional del Go­bierno y del Banco Central) sobre la actual y futura capa­cidad del Gobierno y del Ban­co Central, de generar supe­rávits primarios suficientes para continuar pagando los intereses de la deuda publica consolidada.

Tercer Tiro
La gran corrección cambiaria (que ha reducido la tasa de de­valuación anualizada hasta un 3% en el presente mes de ma­yo), el fuerte aumento de las remesas y de las exportacio­nes de zonas francas, las posi­bilidades de una aceleración de la velocidad de recupera­ción del turismo, son factores que hacen muy posible un cre­cimiento cercano al potencial, con un fuerte rebrote y una recuperación en forma de V, lo cual podría influir en las ex­pectativas de que la capacidad de pago se mantendría al me­nos durante el resto del año y el próximo. Pero aunque el pe­riodo promedio de vencimien­to de la Deuda del Gobierno ha aumentado considerablemen­te, lo inverso ha sucedido con la del Banco Central, y el Índi­ce de Rendimiento-Precio de la deuda publica domestica consolidada demandado por el mercado secundario ha au­mentado en 9.14% durante los últimos doce meses. Así co­mo en Relatividad General se requieren miles de millones de años para que el Espacio-Tiem­po colapse por la cantidad de energía y materia, en el Espa­cio Fiscal-Monetario la pérdida de capacidad de pago puede producir, sino un colapso, por lo una amenaza significativa, y en cualquier momento.