Listin Diario Logo
28 de febrero 2021, actualizado a las 12:07 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista viernes, 15 de enero de 2021

EL CORRER DE LOS DÍAS

Sven Loven y la “cultura taína”

Marcio Veloz Maggiolo

 Taínos, nom­bre con el que muchos deno­minan la po­blación pre­colombina de las islas antillanas y en especial la de la isla de Santo Domin­go, es un invento del et­nólogo sueco Sven Loven, quien intentó hacer una especie de compendio de lo que arqueólogos y cro­nistas habían escrito sobre las islas del Caribe antes de la colonización.

Debido a esta denomi­nación poco certera, y a que la misma era abarca­dora pero no definitoria, el concepto “taino”, al­canzó popularidad, y aun más, cuando Loven titu­ló su libro, publicado por el Museo de Goteburgo “The tainian culture”

El autor escogió el nom­bre de “taíno”, de la car­ta del médico de la arma­da de Colón quien afirma que durante el Segundo Viaje los indios de las islas de Guadalupe y Martinica, gritaban a los invasores la palabra “taino”, la que po­dría traducirse en relación con ellos mismos como “gente buena”,” hombres nobles”, carta de presen­tación para el extranjero que llegaba y al que re­cibían de modo pacífico, miedosos y sorprendidos por el poder que los euro­peos mostraban.

Pero acontece que en esa designación, todavía en momentos en los que no había lugar para consi­derar una unificación de las culturas, ni datos que confirmaran la misma, Lo­ven incluiría como unita­rias expresiones culturales diversas y algunas libres­cas, confirmadas y varia­das luego por arqueólo­gos de la Universidad de Yale, como Irving Rouse y Cornelius Osgood, quie­nes habrían de consolidar la idea de una clasificación científica de los hallazgos realizados en Cuba y Vene­zuela por diversos inves­tigadores locales quienes junto a algunos extranjeros que daban cuentas de di­ferentes manifestaciones, como Mark Harrington, los que apuntaban certeras ex­presiones demostrativas de que los antillanos reve­laban ser culturas diversas y que los cambios eran el factor se señalaban en sus instrumentos y en el uso de la alfarería, y en indicativos de los modos de vida, unos con su base en la recolec­ción y otros en la alfarería.

Pero la mayoría de los autores hasta entrados los años 30 del siglo pasado, llamaron “taína” a las cultu­ras prehispánicas antillanas, y siguiendo el modelo norte­americano, dieron nombres locales a las expresiones ar­queológicas y consideraron las culturas según el instru­mental, y la decoración pa­ra los artefactos.

La etnografía o el es­tudio de las crónicas y la presencia sudamericana de modos de vida ayu­daron a pensar que hu­bo grupos de recolectores tempranos y de socieda­des más avanzadas con la presencia de agricultores que fueron quedando con el nombre de tainos según el uso dado por Loven.


Más en Puntos de vista