Listin Diario Logo
14 de enero 2021, actualizado a las 07:37 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista jueves, 26 de noviembre de 2020

COLABORACIÓN

Josep Bartolí, a propósito de la película “Josep”

JOAN BOSCH I PLANAS

“…cerca o lejos, quiero que te sien­tas acompaña­do de mí, que vi­vas intensamente conmigo…” Este es un frag­mento de una de las cartas de amor que Frida envió a Jo­sep Bartolí y Guiu, dibujan­te, escenógrafo, escritor y se podría considerar hasta polí­tico por su sentimiento repu­blicano y su implicación en el sindicalismo. Nacido en Bar­celona, fundó el Sindicato de Dibujantes y en la guerra civil española se implicó en partidos de izquierda y sindi­calistas marchando al frente en una de sus columnas en la cual coincidió con Ramón Mercader.-el que más ade­lante asesinaría a Trosky-, en aquella unidad combatien­te y más tarde en uno de los hospitales catalanes.

Todo ello fueron motivos suficientes para decidir exi­liarse a Francia donde fue detenido y confinado a di­versos campos de concentra­ción hasta que en uno de los traslados se lanzó del tren en marcha.

El espíritu aventurero y de supervivencia de este hom­bre lo llevó a continuar su pe­riplo hasta Nueva York don­de en poco tiempo empezó a moverse por los ambientes intelectuales, alocados y bo­hemios del entorno de Die­go Rivera, impenitente co­munista, y de su esposa Frida Kahlo, de quien fue uno de sus amantes más apasiona­dos durante casi tres años.

La biografía de Josep Bar­tolí, obviamente aquí resumi­da salvo en sus aspectos más relevantes, los cuales son los que llamaron la atención al equipo que ha montado la película “Josep”, y que han presentado en el Festival de Cannes con la finalidad de que sea una de las selecciona­das y lo han conseguido.

La historia había pasado desapercibida aún con la rei­vindicación de la Memoria Histórica relacionada en este caso con los episodios de los catalanes que aún siguen ol­vidados, pero la aparición de las veinticinco cartas de amor de Frida a Bartolí, “Josep”, en la película, y posteriormen­te los dibujos realizados en los campos de concentración franceses, -aunque publica­dos en México en 1943-, han redescubierto el personaje que había empezado a ilus­trar en publicaciones catala­nas republicanas.

Justamente ahora, en los veinticinco años de su traspa­so, - falleció el 1995 en Nue­va York-, en plena pandemia y en plena época de movi­mientos migratorios en mu­chas fronteras, una película animada producida por un equipo sensato y con la mú­sica y la voz nunca tan bien acertada de la catalana Silvia Pérez Cruz, la sorprendente historia de Josep Bartolí, “Jo­sep”, se presenta en las panta­llas para reivindicar la figura de un catalán ya no tan olvi­dado. Y lo hace después de haber llamado la atención en Cannes, el Festival Interna­cional de cine con marca pro­pia, requisito indispensable para que los distribuidores se fijen y crean en ella con el fin de que pueda ser proyectada en todo el mundo.

El autor es investigador y escritor


Más en Puntos de vista