Listin Diario Logo
03 de agosto 2020, actualizado a las 09:07 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista martes, 14 de julio de 2020

PEREGRINANDO A CAMPO TRAVIESA

Jacobo I y su religión

  • Jacobo I y su religión
Manuel Pablo Maza Miquel, S.J.
[email protected]

 Las convicciones religiosas de un rey inglés de ini­cios del XVI to­davía nos impactan. Jaco­bo tenía todas las papeletas para ser católico o presbite­riano, pero por convenien­cia o convicción fue an­glicano. Era hijo de María Estuardo, la católica, por un tiempo, reina de Esco­cia, prima de Isabel I de Inglaterra, que la acusó de conspirar y la decapitó en 1587. Jacobo era rey de la presbiteriana Escocia des­de 1567 por abdicación forzada de su madre. Bien asesorado, cultivó la amis­tad de Isabel I de Inglate­rra, reina sin herederos. Ja­cobo tenía más derechos al trono inglés que nadie. El calvinismo inglés trabaja­ba por una religión más pu­ra y una mejorada traduc­ción de la Biblia, Jacobo VI de Escocia y I de Inglate­rra desde 1603, se mantu­vo anglicano, con un culto vecino al catolicismo, pero apoyó la traducción de la Biblia a un inglés cultivado. El alemán sabe a la Biblia de Lutero, al inglés lo sazo­naron con la King James Bi­ble. Jacobo apoyó, la Edad de Oro de las letras ingle­sas, con exponentes como Shakespeare y Francis Ba­con. En 1608, un grupo puritano temiendo por sus vidas, se marchó a Holan­da y de ahí a Plymouth, hoy EE.UU., en 1620. Estos pu­ritanos y oleadas sucesivas marcaron decisivamente la cultura norteamericana más que los establecimientos his­panos del siglo XVI. Los pu­ritanos valoraban la lectu­ra de la Biblia, la familia, la elección de sus autoridades civiles y religiosas, el ahorro, el trabajo agrícola. Ningún rey inglés logró nombrar­les obispos. Hasta el día de hoy, la cultura norteameri­cana es profundamente cal­vinista. Nuestros conquis­tadores se ufanaban de su catolicismo, los calvinistas puritanos querían purificar­se del anglicanismo y el ca­tolicismo que asociaban con España y el papismo. Jaco­bo I defraudó a los católicos, a pesar de firmar la paz con España en 1604. Todavía se discute sobre la llama­da conspiración de la pól­vora (1605), ¿invento real o maldad católica? Se en­contraron unos diez barri­les de pólvora en el sótano del Parlamento, suficiente para volar a su majestad y parlamentarios. Se culpó a los católicos. Al presente, cada 5 de noviembre se en­cienden hogueras en Ingla­terra para celebrar la vida del rey y quemar efigies de su Judas, Guy Fawkes. Vea­mos otras dos hogueras de Jacobo: lo político y lo eco­nómico. ¡Todavía arden!.