Listin Diario Logo
21 de noviembre 2020, actualizado a las 12:17 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista domingo, 05 de julio de 2020

COLABORACIÓN

El coronavirus confirma el papel del periodismo en las redes sociales

RICARDO TROTTI

 Es lamentable que justo en el momen­to que la gente está emigrando de las re­des sociales y abra­zando a los medios de comu­nicación para informarse, esa apuesta a la credibilidad y con­fianza está en peligro debido a que la pandemia está agudizan­do los graves problemas econó­micos que la prensa viene arras­trando desde hace 15 años.

Si bien el público gasta gran porcentaje de tiempo en las redes sociales, en especial en épo­cas de #quédateencasa, cada vez más está escogiendo leer información en los sitios de no­ticias tradicionales. Así lo refle­jan encuestas como varias que se acaban de hacer en el Reino Unido.

La credibilidad es la gran dife­rencia. La gente está empezan­do a usar las redes sociales para lo que verdaderamente fueron creadas, lugar de encuentros y conexión. Pero está usando a los medios para lo que verda­deramente fueron creados, in­formarse.

Claro que hay medios y me­dios, y periodistas y perio­distas, como tienen todas las profesiones en la viña del Se­ñor. La pandemia no ha con­vertido a nadie, solamente ha potenciado las virtudes y los defectos. Los medios sensacio­nalistas lo son aún más y los ecuánimes siguen apostando a mejorar su calidad.

Lamentablemente el reen­cuentro del público con la credi­bilidad no es todo buena noticia. En todos los países la drástica merma de los ingresos publici­tarios está reduciendo operacio­nes. Muchos medios impresos han tenido que dejar de impri­mir ejemplares, como en Chile y Bolivia, debido alto costo de im­presión y solo se publican en in­ternet. La televisión, la radio y los medios nativos digitales tam­bién han sido afectados. Sin los ingresos publicitarios de anta­ño, ahora se hace cada vez más difícil mantener a periodistas y empleados. Todo queda reduci­do a una fórmula que agrava el desastre financiero que se venía arrastrando: menos periodistas sinónimo de menos calidad, y sin calidad la credibilidad de­crece.

Estos meses de pandemia es­tán siendo esenciales para la re­definición de los medios, el pa­pel del periodismo y el de las redes sociales.