Listin Diario Logo
31 de mayo 2020, actualizado a las 01:57 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista jueves, 02 de abril de 2020

EN LA DIANA

El momento de levantar la Cuarentena

Rolando Reyes
[email protected]

Primer Tiro
El día 25 del recién transcurrido mes de marzo el Presidente Medina anunció las fuentes de financiamiento de un Programa de gastos no presupuestados orientado a mitigar los efectos del Coronavirus. Sin conocer el contenido del citado discurso, en la entrega anterior de esta columna se analizaron las fuentes de financiamiento alternativas. Aunque las tres fuentes de financiamiento anunciadas por el Presidente fueron las mismas que se identificaron en la citada entrega, hay una importante diferencia con respecto a la deuda interna, pues los recursos del IDOPRIL son pasados al Ministerio de Hacienda como una transferencia o donación, sin una contrapartida de títulos de deuda pública. Pero como no hay almuerzo gratis, la contrapartida “sombra” es una significativa reducción de la capacidad de dicha institución para enfrentar un aumento en la siniestralidad de los accidentes laborales, lo que es necesario reconocer y resaltar.

Segunda Tiro
La emisión monetaria y el financiamiento externo son las dos fuentes adicionales de financiamiento consideradas y también anunciadas por el Presidente Medina. Dado que a corto plazo la liberación del encaje no se traduce en mayor gasto privado, un incremento del gasto público financiado con una expansión monetaria modesta (el financiamiento es de apenas 12 mil millones de pesos, lo que representa un aumento de solo 4.7% en la emisión monetaria). Pero si se toma en cuenta el multiplicador del gasto público, el efecto final podría ser por lo menos igual al triple del aumento en la emisión monetaria, resultado que se obtendría sin un aumento de presiones cambiarias e inflacionarias. Aunque ambas medidas de financiamiento interno podrían estar apuntando en la dirección correcta, hay que resaltar que si bien es prioritario mitigar los impactos del fenómeno sobre las poblaciones más vulnerables, es mucho más prioritario invertir en crear las condiciones sanitarias mínimas para retornar a la normalidad tan pronto la curva de propagación presente una pendiente negativa de manera permanentemente.

Tercer Tiro
Hay otra inversión que también debe ser financiada: la necesaria para controlar la pandemia cuando la misma llegue a su nivel tolerable. El análisis beneficio/costo más elemental indica que Republica Dominicana ni ningún país del mundo debería plantearse la meta de eliminar completamente la propagación, pues los costos serian cuasi infinitos comparados con los beneficios, lo que conduce al objetivo de controlar la pandemia, no a eliminarla. Pero invertir en crear las condiciones mínimas de seguridad sanitaria (capacidad hospitalaria, pruebas rápidas de bajo costo y protección mínima en condiciones de baja tasa de propagación), financiando dicha inversión con recursos externos, sería una medida de muy altos beneficios y de muy bajo costo. La ventaja de financiar dicha inversión con recursos externos (un financiamiento de emergencia del FMI debería ser la primera opción) no estaría en discusión. En cualquier escenario, los beneficios de eliminar o reducir paulatinamente la cuarentena están representados por los costos excesivos del paro obligatorio impuesto, el cual aumenta con la disminución de la tasa de propagación. Desde el punto de vista sanitario, la tasa de propagación máxima tolerable está dada por la capacidad el Sistema, y en ese punto, el costo de la inversión para mantener fija la tasa de propagación debe ser igual al costo de la cuarentena. Ni más ni menos.