Listin Diario Logo
24 de mayo 2020, actualizado a las 07:27 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista sábado, 21 de marzo de 2020

COLABORACIÓN

Todos tienen derecho al pataleo

José Lois Malkun
jlmalkun@gmail.com

 El PLD ha dado una declaración sobre el resulta­do de las eleccio­nes municipales que tienen algo de cierto, pe­ro no borran su derrota apa­bullante en cuanto al núme­ro de municipios ganados. Eso lo reconocieron lo que es buena señal.

Si bien la diferencia de vo­tos terminará en alrededor de un 6%, en cuanto a muni­cipios ganados el PRM supe­ra al PLD, 55% a 41%, que es un mundo de diferencia res­pecto a como está hoy, donde el PLD domina un 85% de los municipios. Una caída estre­pitosa.

Además, en elecciones municipales se pueden dar si­tuaciones como las del 2010 cuando el PRD superó en 200 mil votos al PLD, pero sa­có un solo senador.

En este caso el PRM ganó en número de votos y en nu­mero de municipios que era el mejor escenario que se po­día esperar.

El mapa político cambio radicalmente y ese es el pri­mer paso para superar el pe­ligroso escenario que se ave­cinaba ante una democracia puesta en peligro.

No conforme con el con­trol total de todos los pode­res del Estado, incluyendo los municipios, el partido de go­bierno puso al país en estado de alerta y también de guerra por el frustrado proceso elec­toral de febrero pasado.

Fue un despertar repen­tino de la mayoría de la po­blación, no para apoyar a un partido determinado, sino para salvar su democracia que tanta sangre ha costado.

El equilibrio de poder es lo único que garantiza la exis­tencia de un gobierno justo, ético y comprometido con el bienestar de la mayoría de la gente. Un gobierno que con­centre su atención en la edu­cación, la salud y la asistencia social a los más pobres, apo­yando al sector privado para que cumpla su cometido, sin trabas, sobornos y vincula­ciones delictivas.

Porque el continuismo y el totalitarismo solo incenti­va la corrupción, el abuso de poder, la represión y la injus­ticia en todas sus manifesta­ciones.

El país ha dado el primer paso para desmantelar esa estructura de poder absolu­tista y deberá continuar ha­ciéndolo el 17 de mayo.

Para seguir como segun­da fuerza política del país el PLD tiene que renovarse y sa­car de sus filas un montón de gente salpicada por el caniba­lismo político y la corrupción. Necesita nuevas caras que re­vivan sus orígenes bochista. Pero es tiempo de cambio y cuando un pueblo esta deci­dido a cambiar no hay fuerza humana que lo detenga.