Listin Diario Logo
09 de abril 2020, actualizado a las 03:51 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista domingo, 02 de febrero de 2020

OTEANDO

Resaltando la excelencia

Emerson Soriano

Es cosa sabida que bienes seguros no son bienes preciados. Al menos es lo que sucede cuando nos acostumbramos a tener un bien permanentemente, por muy útil que sea. Y si no, imaginémonos una hora sin nuestro teléfono móvil. Así sucede con el proveimiento de un bien como el transporte aéreo, todos saben que es el más seguro, pero nadie repara en cómo se mantiene esa seguridad y  qué efectos surte en la psicología del viajero, y más aún, en la economía local y el progreso mundial.

Conmigo sucedía lo propio. Ignoraba en qué nivel estábamos en materia de aviación civil, cuánto habíamos avanzado y a qué o a quienes se debía este avance. Me conformaba con saber que 9 de cada 10 turistas llegan por vía aérea y que somos uno de los primeros destinos turísticos a nivel mundial, con crecimiento promedio de un 6.5%, pero no me detuve nunca a ver, desde su perspectiva operacional, la plataforma que sostiene ese desempeño, que es la aviación civil.

Fue así como llegué al conocimiento de que hemos tenido un avance meteórico en aviación civil, merced a la sabia estrategia de los gobiernos del PLD y más particularmente en los últimos ocho años de gobierno, a través del Instituto Dominicano de Aviación Civil (IDAC). De  haber sido objetado por la   Administración Federal de Aviación de los Estados Unidos como país sin vocación para gestionar operaciones aéreas hemos pasado a ser referente regional en dicho renglón.

Pero nada sucede por azar, el trabajo rinde frutos allí donde se hace constante y se vuelve místico. El IDAC ha tenido la suerte de tener un director con la aptitud que reclaman las grandes empresas, el Lic. Alejandro Herrera. Bajo su dirección se puede decir que rompió todos los records de buen desempeño. A tal punto que en ella, no solo se han alcanzado los más altos puntajes de calificación por renglón de la OACI, sino que se creó la Academia Superior de Ciencias Aeronáuticas, la más alta casa de formación de técnicos en control de vuelos y operaciones aéreas de la región, donde vienen a formarse los técnicos de casi todos nuestros países vecinos.

Como algunos gustan de andar a la caza de incorrecciones en el manejo de las instituciones, quiero identificar al IDAC como institución digna de imitar por su buena administración y excelencia en el desempeño.


Más en Puntos de vista