Listin Diario Logo
30 de marzo 2020, actualizado a las 03:27 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista viernes, 06 de diciembre de 2019

EL CORRER DE LOS DÍAS

La verdad “absurda” de los abducidos

MARCIO VELOZ MAGGIOLO
mvelozm@yahoo.com

Durante muchos años el Dr. John Mack, de la Universidad de Harvard, ganador del Premio Pulitzer por uno de sus libros dedicados al estudio de las llamadas “abducciones”, puso bajo la óptica mundial las huellas de pacientes, cientos de ellos, que afirmaban haber sido “raptados” por seres extraterrestres que afectaron sus funciones biológicas y que muchos recordaban como un hecho claro y convincente. A estas personas el doctor Mack los llamó “abducidos”, una palabra de muy difícil comprensión.

Las abducciones se produjeron, según sus pacientes, siguiendo un mismo patrón en momentos en los cuales se revelaba con frecuencia el paso o la presencia de “objetos voladores no identificados”, Ovnis, que, colocándose a distancia sobre los objetos y personas escogidas eran llevadas hacia el interior de una nave cuyos tripulantes actuaban sobre los abducidos, modificando parte de su  biología, modificación que en muchos, en la sala psiquiátrica del médico, recordaban sin explicarse cuáles eran las razones de que los habitantes de las naves voladoras tenían para identificar procesos biológicos, algunos de carácter ético, y otros en una especie de búsqueda de aspectos anatómicos. La coincidencia de la mayoría de las personas abducidas y de los entornos completaban las informaciones.

Las abducciones, según decenas de pacientes que tuvieron la misma experiencia, se produjeron en diversos puntos del globo, entre todo tipo de gente, y entre  niños que narraron experiencias conturbadoras pero llenas de inocencia.

Las declaraciones sobre sus experiencias, siendo el doctor Mack un notable psiquiatra, apuntaban hacia la posibilidad de que el médico estuviera sufriendo de algún trastorno psiquiátrico, pero sus notas con los interrogatorios de supuestos abducidos determinaban una especie de “nueva realidad”: la de que seres desconocidos, pero bastante similares en su estructura corpórea, estuvieran estudiando el funcionamiento visceral de los seres humanos con objetivos solo conocidos por los habitantes de los llamados “ovnis”.

El doctor Mack fue duramente criticado, pero sus investigaciones se acentuaron luego de que fuera ridiculizado por la eminente revista Time, donde sus detractores trataron de involucrar a Mack en las páginas del mentidero producido por ilusiones desequilibradas. De todos modos el doctor Mack ha sido y es considerado como el psiquiatra capaz de develar parte del síndrome colectivo de los platillos volantes, vigente aun entre abducidos que dicen haber sido de algún modo “raptados, contactados o investigados” biológicamente bajo cuidadosa selección que solo los habitantes de los ovnis conocen.

El cuento completo, o la historia, aparecerá, si usted lo desea, con solo buscar en Internet las palabras Mack, abducciones, con las cuales se puede penetrar de alguna manera en el motivo de una investigación larga y penosa de un médico que murió convencido de  que los que narraban en su consultorio pacientes normales, integrando a muchos  al  convencimiento, de que realmente “no estamos solos”.


Más en Puntos de vista