Listin Diario Logo
14 de noviembre 2019, actualizado a las 10:45 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista viernes, 18 de octubre de 2019

ORLANDO DICE

La jugaron al revés

  • La jugaron al revés
Orlando Gil
gil@claro.net.do/@orlandogildice

Una auditoría que se murmura pero que difícilmente se haga es la correspondiente a la lealtad del voto. Aunque una encuesta dio empate entre Gonzalo Castillo y Leonel Fernández, el Estado trabajó para un triunfo más contundente.

Si el plan hubiera llenado su cometido, los alegatos que ahora crispan a una parte de la población no tuvieran razón de ser.

A Fernández no le hubiera quedado de otra que como al perrito que avergüenzan en la calle alejarse con el rabo entre las piernas.

¿Cuál es la cuestión? Sencillamente que votos supuestamente comprometidos con Castillo fueron a parar al caudal de Fernández.

Hubo amarres oficiosos que escaparon al control de los responsables de regiones que se dejaron burlar por  candidatos que hicieron su juego aparte.

Los precandidatos de Danilo Medina consiguieron 25 senadurías, e incluso pudieron haber sido 26. Solo que esas votaciones no aprovecharon a Castillo.

Hubo un negocio artero, y no en todos los casos se acogió la consigna Sangre Nueva. El oportunismo actuó a sus anchas y libró su propia lucha.

Danilistas salidos del tiesto intercambiaron con leonelistas de cantina como si por la marginal fuera más fluido el tránsito.

El hecho resulta sorprendente, y más que claro que en política no hay nada escrito. Entre la aspiración a senador, diputado o alcalde, y el decidido propósito de imponer a Castillo, lo propio se llevó la partida.

Los precandidatos danilistas mandaron a votar por Fernández y los leonelistas correspondieron favoreciendo al traidor.

La historia se dio al revés, y esta vez Judas no recibió treinta monedas, no hicieron falta, pero sí un impulso que en algunas demarcaciones fue determinante.

Ellos cantaron victoria en sus jurisdicciones, pero a Castillo le faltaron miles de votos que hubiera puesto distancia con Fernández.

Y con votos que sobraran, el miura no hubiera levantado cabeza y se hubiera quedado rascando con sus pezuñas la arena.

El caso está bajo investigación, y la venganza como un dron planea sobre territorios hostiles que se creía amigos, y si no caen cabezas, se perderán coronas.


Más en Puntos de vista