SONDEOS

El país y su futuro

Luis Encarnación Pimentel

Las primarias del PLD y del PRM de mañana tienen una importancia y significación mucho mayor de lo que en principio se pudo pensar, porque -es el control del poder político lo que está en juego- de allí saldría la figura de cuya pericia y visión clara que tenga de transformación y de desarrollo inmediato y a largo plazo, dependerían la suerte y el futuro de la nación dominicana. Creo que apostar a una mezcla de experiencia con propuesta de una segunda ola transformadora sería dar pasos en firme y garantía de futuro, pero que lo demás podría ser inventar y no dejaría de ser un riesgo en distintos órdenes. El momento es clave, digno de una reflexión madura y sensata de los dominicanos mejor intencionados y serios, para evitar que se pueda colar alguien en la Presidencia que no tenga las debidas condiciones o que no esté comprometido con el fortalecimiento institucional y el desarrollo del país. Comparto, y reafirmo, la advertencia certera reciente de que:

“No se puede poner el próximo gobierno en manos de cualquiera”. Es una decisión superior, en la que no deben encontrar espacio el capricho, las debilidades humanas o el interés de un sector político en particular, sin reparar en los daños que se ocasionan a la organización política ni en el interés general de los dominicanos.

En este tramo de la campaña no hubo debate de ideas o de propuestas de gobierno -¿y para qué y con quién?-, pero el jueves el doctor Leonel Fernández le adelantó a Núñez Ramírez y al equipo televisivo que, aceptaría discutir con quien el domingo resulte puntero del otro lado, se supone que con Luis Abinader.

Mientras, se sabe de la motivación o invitaciones especiales a votar por Leonel, manejadas por las redes sociales por familiares, amigos y hasta por personas ligadas a las iglesias. Las últimas, puede que influidas por el controversial tema del aborto y el “visto bueno” que en su momento diera Palacio (¿?).

El día 6 no solo se estaría escogiendo el candidato de los dos partidos que participan en el evento, sino pautando el próximo presidente, definiendo el liderazgo del PLD y poniendo a prueba el potencial del PRM como aspirante a llegar el poder. Creo que a Leonel -con el mayor aval y el hombre a vencer- lo han victimizado los ataques e ingratitudes de compañeros a los que hizo figuras (¿), y que no es verdad que lo hicieran presidente, una obra de Balaguer y Bosch.

En fin, creo que le beneficiaría un posible “voto de castigo” que el poder de turno no registra.