Listin Diario Logo
15 de noviembre 2019, actualizado a las 08:12 PM
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista viernes, 04 de octubre de 2019

COLABORACIÓN

Diplomacia: desafíos actuales

  • Diplomacia: desafíos actuales
Manuel Morales Lama
embajadormanuelmoraleslama@gmail.com

Al término de la segunda década de este siglo XXI, son muchos y diversos los elementos que merecen ser analizados respecto al profundo cambio en la forma como los Estados están enfrentando los nuevos desafíos globales, que han sacudido los cimientos del orden establecido y obligan a un enfoque diferente al contemplar los riesgos involucrados, y las bien sustentadas perspectivas de oportunidades (J. Salarich).

En ese sentido, la denominada diplomacia económica y comercial se ha consolidado como objetivo prioritario de la política exterior de los respetivos Estados. Esta modalidad de ejecución de la diplomacia, que en esencia se propone obtener “objetivos económicos por medios diplomáticos”, exige para su ejecución adaptar sus acciones a la dinámica de la nueva economía, a la de los actuales mercados financieros (“flexibles y volátiles”), y, por supuesto, a la innovación tecnológica y a la “sociedad de la información” (J. Rossell).

Se han destacado como parte imprescindible de la actividad diplomática, la promoción comercial, el impulso de las exportaciones (en el ámbito de la competencia de la misión), el apoyo a la internacionalización de las empresas nacionales, la canalización de la inversión extranjera hacia el país, y el ejercicio debido de la función de protección a los nacionales en el exterior, “personas físicas y jurídicas”.

Igualmente, la atracción de convenientes tecnologías y las gestiones orientadas al desarrollo de tecnologías locales. Ha renovado su relevancia la cooperación y, en este marco, la concertación de nuevos acuerdos.  Igual sucede con las labores de observación, información, e investigación, hoy enfocadas a la dinámica actual.

Como procedimiento diplomático por excelencia, la negociación constituye una característica de la propia diplomacia y una de sus notas determinantes (Vilariño). Asimismo, la representación diplomática sigue siendo la base fundamental para el ejercicio de las demás funciones. Esta requiere ser asumida con toda propiedad por “un genuino nacional” de su país, con sólida formación y la necesaria experiencia que garanticen eficiencia en la gestión. Inequívocamente el funcionario debe estar comprometido fielmente en la salvaguarda y promoción de los intereses del país. Mediante la actividad diplomática debe proyectarse una imagen “adecuada y confiable” del país, facilitando el conocimiento de la idiosincrasia de la nación, sus valores y cultura.

En tal contexto, en República Dominicana ha sido determinante en la formación diplomática, por el Instituto de Educación Superior del MIREX (INESDYC), el inicio formal, en el 2017, de un Proyecto de Innovación Educativa enfocado específicamente a la educación virtual, para asegurar la continua formación de los funcionarios del Servicio Exterior en su propia sede. De ese modo,  nuestro país se coloca a la par  de los más desarrollados en el ámbito de la formación diplomática.  

En el  plano de la cooperación interinstitucional, y en función del acuerdo firmado en el año 2017 entre el MIREX y el CEI-RD en lo relativo a la Capacitación de los Responsables de las Secciones Comerciales del Servicio Exterior, a la fecha se han realizado con éxito periódicamente diversas jornadas, en las que han participado funcionarios de nuestras misiones diplomáticas y  oficinas consulares, lo que ha redundado significativamente en la efectividad en el ejercicio de sus respectivas responsabilidades.