Listin Diario Logo
18 de septiembre 2019, actualizado a las 05:48 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista sábado, 24 de agosto de 2019

EL BULEVAR DE LA VIDA

El imperio amigo

  • El imperio amigo
Pablo Mckinney
pablomcKinney@gmail.com

El narcotráfico, el “lavado” y la corrupción nos orinan encima y los dominicanos creemos que llueve. Son los fantasmas que acechan a una democracia en pañales... de medio uso. Nuestros casos de corrupción solo son enfrentados por las autoridades si los expedientes llegan como un mandato del imperio amigo “del áspero norte”. Agosto, Quirino, Tucano, Odebrecht, “El César”, por ejemplo.

¡A esto hemos llegado! Somos un país donde sólo funcionan las leyes y su régimen de consecuencias si el Big Brother ordena y manda.

El caso de los Tucano llegó al país porque la estadounidense Boeing perdía el mercado de los jets de tamaño mediano frente a la brasileña Embraer que los construye, y el Departamento de Estado protegió su industria. Con Odebrecht no fue diferente.

Estados Unidos necesita recuperar el liderazgo perdido, y para lograrlo no ha encontrado nada mejor que promover la “judicialización de la política” con una pizca de “(IN) justicia mediática”. Por eso, ahora los juicios primero se ganan en los medios y las redes, y luego en los tribunales donde, incluso sus pupilos locales, en el caso brasileño, obtienen triunfos que les niegan las urnas electorales y estoy pensando en Lula.

Fue gracias a esta estrategia imperial que nos enteramos del entramado Odebrecht, lo que uno sospechaba ya a partir de los excesos de exhibición de fortunas o de rubias importadas, sexo en los lavabos y orgasmos fingidos, joder, ¡que lo mucho hasta Dios lo ve!

Así estaban las cosas, cuando el Departamento del Tesoro, FBI y DEA ordenaron desmantelar una banda de lavadores de activos que hasta el pasado martes se movía en el país con más libertad que un aguilucho en el estadio Cibao, y con más impunidad que un hijo único.

La presencia cada vez más frecuente en nuestra política de unos lavadores o exnarcos que, hastiados de financiar campañas ajenas se deciden a competir personalmente por un puesto electivo, nos motiva presentar en la entrega del próximo martes de este bulevar, un breviario de consejos para que pueda nuestra partidocracia reinante resistir la tentación de abrir sus puertas a esos dones y lavanderos señores, solidarios como un vecino banilejo, sí, pero con un pasado/prontuario delictivo que podría impresionar a Pedro Navaja y a Carlitos “Caracortada”, sentados en el área VIP de una discoteca de Naco.


Más en Puntos de vista