SONDEO

Hora clave

Luis Encarnación Pimentel

Siempre creímos -y dijimos- que el gobernante Danilo Medina administraba un silencio que ya preocupaba y trastornaba con respecto al espinoso tema de una reelección prohibida, solo para ganar tiempo, para acumular fuerza para mejor negoción con el expresidente Fernández, pero que al final no se dejaría empujar a la aventura de buscar un tercer período gubernamental. Casi todo cumplido con su sorpresivo discurso de declinación -y de gran respiro para el país-, faltándole el erigirse de inmediato en árbitro real del proceso interno, y abrirse a un entendimiento con el presidente del PLD, que le había tendido un “ramo de olivo” el día que marchó al Congreso para pedir que no se tocara la Constitución, y que tras la saludable decisión de Medina dispuso un ”repliegue” inteligente de su gente con miras a reconstruir una unidad que es clave para el partido oficial poder retener el poder. Aunque fuera porque no podía hacer otra cosa y las condiciones no daban por ningún lado, el hombre hizo lo que tenía que hacer, que era cumplir con su palabra y con la ley, teniendo la oportunidad de crecerse como gobernante y de evitarse -y de evitarle a la nación- mayores tensiones y traumas de impredecibles consecuencias (¿).Ojalá Medina reflexionara y revisara lo de la “sangre nueva” que dijo y lo del “ni tú ni yo” con respecto a Leonel , que lo llevaron al error de invitar a Palacio al otro día del discurso a seis aspirantes que no marcan en las preferencias, partiendo de que el liderazgo no se endosa y de que se expone a que un feo papel de un “pupilo” suyo en las urnas se traduzca en una derrota para él (¿). En hora clave, le conviene “soltar” y concertar para no perder. Un Danilo “dolido” por lo que dijo “campaña injusta” en su contra, olvida que nada como lo de Quirino y Jaime Bayly contra Leonel, y que ese inmerecido no vino del cielo (¿). Y su admisión de que por momentos “anidó” la idea de ir tras un tercer período -pese a la ley y el gran rechazo a la reforma- confirma que los temores y quejas diversos tenían fundamento. Por demás, el que tras el “alivio” y distensión traídos por la decisión de Medina alguien diga que “el PLD está ahora mas dividido que nunca”, y que Hipólito y el PRSC de Quique y Genao, con unas elecciones encima, vuelvan a hablar de reforma y de” habilitación “, es más que abusivo y falto de tino, es provocador y perturbador de la paz social. Los ingratos y los muchos mercenarios tienen la política y el país dañados. ¡No es el momento, cero invento!