Listin Diario Logo
24 de junio 2019, actualizado a las 12:11 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista martes, 21 de mayo de 2019

PEREGRINANDO A CAMPO TRAVIESA

Caminos para resolver un cisma

  • Caminos para resolver un cisma
Manuel Pablo Maza Mique, S.J.
@PadreMaza

Los doctores de París veían cuatro caminos para resolver el cisma, la división que enfrentó en Occidente, primero a dos papas (1378 - 1409)  y luego a tres (1409 - 1417).

   La “Via facti”, el camino de los hechos consumados. Las tropas de ambos papas trataron de alcanzar con las armas lo que no lograron con la razón. Primero, las tropas del antipapa Clemente VII fueron derrotadas en 1378. Por un tiempo, Clemente VII residió en Nápoles, apoyado por la reina Juana I, pero no se sentía seguro y en 1379 se trasladó a Avignon, Francia. Los países se fueron decantando por uno o por otro.  “Los príncipes utilizaban en su propio provecho motivos y razones espirituales defendidas y propugnadas desde Roma o desde Avignon.”   “Via compromissi o via conventionis”, se trataba del camino del acuerdo.

En esta opción, ambos papas renunciaban por mutuo acuerdo y dejaban el camino libre para una elección. Ambos discutían y se veía de qué lado estaba la razón y se alcanzaba un acuerdo. Como sucede cuando se lucha por el poder, ambos tenían razones, pero no les acompañaba la razón.

   “Via cessionis”, es decir, el camino de las concesiones. Cuando murió Clemente VII (+ 1394) el rey y autoridades francesas, aconsejados por la Universidad de París, abogaron por la vía de la cesión. Al ser elegido Pedro Luna como Benedicto XIII se le pidió que trabajara por la unidad, y hasta prometió que él renunciaba. Luego cambió de parecer.

En el Concilio de París de 1398, Francia se desligó de la obediencia de Avignon, pero luego volvió. ¡El gobierno francés parecía tener más altura que su clero!  Aquí están las bases del galicanismo, la doctrina que atribuía a Francia un papel preeminente sobre todas las Iglesias, por ser la hija primera.

Otra manera de solucionar el cisma: que ambos papas convocasen un concilio (la “via concilii”) y que el concilio resolviera.

La Universidad de París era el centro del conciliarismo, la doctrina que colocaba la autoridad del concilio sobre la del papa. Bajo la guía de los maestros Pedro d’Ailly (1351 - 1420)  y Juan Gerson (1363 - 1429), sucesivamente cancilleres de la Universidad de París, citaron en dicha ciudad a seis cardenales de cada bando para que juntos convocaran un concilio. El concilio se convocó en Pisa, Italia, para el 25 de marzo de 1409.