Listin Diario Logo
19 de noviembre 2019, actualizado a las 03:14 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista miércoles, 27 de febrero de 2019

UN MOMENTO

Solidaridad sí, fusión no

  • Solidaridad sí, fusión no
Mons. Ramón Benito de la Rosa y Carpio

En esas celebraciones de fiestas nacionales, recojamos esta reflexión de la Conferencia del Episcopado Dominicano. Así dicen los obispos dominicanos en un día como este, en su mensaje del 27 de febrero de este año:

“Con relación a Haití, estamos celebrando la independencia o separación de Haití y respondiendo a voces que vienen de fuera; asumimos el ideario de Juan Pablo Duarte, donde explica que no es posible la fusión de las dos naciones. Sus frases textuales dicen así: “Dominicanos y haitianos: entre los dominicanos y los haitianos no es posible una fusión; es necesario que el mundo sea consciente de esa realidad, sobre todo las naciones que desean que nosotros asumamos la solución de Haití, haciendo de los dos países un solo país. Es indiscutible la ayuda que como dominicanos hemos dado y seguiremos dando a Haití, pero ella reclama también la solidaridad de la comunidad internacional, sobre todo de las naciones ricas y poderosas, que le ayuden a salir de su situación, y es necesario que Haití asuma también su responsabilidad”.

No debemos confundir solidaridad y ayuda a Haití con fusión. La Iglesia siempre lo proclamará: seremos solidarios con Haití, ayudaremos a nuestros hermanos en lo que sea, pero también que esas actitudes de ayuda a Haití -- la pastoral haitiana que la Iglesia Dominicana tiene--, no se confunda con actitudes de fusión. Son dos cosas claras y estamos claros en el ideario de Duarte -que admiraba Haití- pero decía que la fusión era imposible.

Queremos volver a recordar: queremos ser solidarios con Haití, pero también pidamos que Haití sea solidario con él mismo y que las naciones más ricas y poderosas piensen siempre en que ellos tienen que ser solidarios con Haití, ya que la solución no es haciendo de estos dos países uno solo.

Hasta mañana, si Dios, usted y yo lo queremos.