Listin Diario Logo
20 de julio 2019, actualizado a las 05:18 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista sábado, 03 de noviembre de 2018

Valdez, difícil de criticar

Manuel Fermín

La política monetaria ha sido tradicionalmente la herramienta fundamental con la que el Banco Central construye el cuadro macroeconómico en nuestro país. Desde 1947 ha venido sentando las bases para el desarrollo nacional, consolidando la banca y al mismo tiempo conformar y cohesionar el capital humano mejor preparado para llevar a cabo la tarea de diseñar y ejecutar la política monetaria y financiera de la República.  Pude escuchar con atención el discurso del gobernador del Banco, Héctor Valdez Albizu, como es costumbre cada 23 de octubre, fecha de aniversario de la institución, esta vez el septuagésimo primero (71), donde comparece para anunciar a la nación la evolución de los indicadores monetarios durante el año. República Dominicana sigue siendo el país con las mejores proyecciones de crecimiento (6.4%) al cierre del 2018, cuya economía lideraría el crecimiento regional (FMI). Dando constancia del mejoramiento de las condiciones monetarias el gobernador Valdez hizo hincapié en las tasa de interés inferiores a sus promedios históricos y al alto dinamismo de los préstamos privados, con un aumento estos últimos de RD$70,364 millones, un crecimiento de 7.2%, en la expansión del financiamiento al sector. Un funcionario como él, que no hace ruido ni suele asustarse por las turbulencias económicas ni políticas, esta vez citaba el adverso escenario latinoamericano, sin embargo, nos daba las primicias con cifras preliminares de un PBI en términos reales con un crecimiento de un 6.9% de enero a septiembre 2018. ¡Robusto!, ha dicho, y arroja un incremento interanual de 8.6% en comparación del 2017.  Todas las actividades económicas presentaron variaciones positivas: Construcción (10.9%); Zonas Francas (12%), Comercio (8.9%), entre otros.  Pero no puede olvidarse que la economía nos enseña que con una buena cifra no basta. Se requiere una modélica ejecución, pues toda esa dinamización económica requiere de un contexto de baja inflación, un buen comportamiento del mercado laboral (150 mil empleos promedio anualizado de 12 meses y 734,544 en los últimos seis años, según Encuesta Nacional de Fuerza de Trabajo); un sector externo que genera divisas por US$22,087.2 millones, es decir, US$1,597.0 adicionales al 2017, estimándose ingresos de US$30 mil millones para el cierre del año.  Esto ha permitido unas reservas de US$7,329.0 millones, lo que representa una cobertura superior a 4 meses de importaciones excluyendo zonas francas. No hay nubes oscuras en el horizonte, las perspectivas macroeconómicas con indicadores de 6.5% de crecimiento, inflación cercana a 3.0%; saldo en cuenta corriente -1.0% del PIB; ingresos en divisas US$ 30 mil millones, y un déficit presupuestario en torno a -2.2% y una depreciación monetaria acumulada a -3.5%, son realmente cifras fascinantes. Para Héctor Valdez Albizu son realmente 14 años de políticas monetarias y financieras en donde se le devuelve la dignidad al cargo que ostenta.  Ha sabido mandar esa buena señal a los mercados de que las cuentas públicas están bajo control, guiadas por una gestión prudente de un funcionario de palabras suaves y sin ruido, criado profesionalmente en el banco, sin militancia política, reconocido internacionalmente como un funcionario competente. ¡Difícil de criticar!


Más en Puntos de vista