Listin Diario Logo
21 de septiembre 2019, actualizado a las 07:19 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista martes, 23 de octubre de 2018

ORLANDO DICE

La historia no coge corte...

  • La historia no coge corte...
Orlando Gil
orlandogil@claro.net.do

UNO: CHACUMBELE DE NUEVO.- Nadie en el PLD se atrevería a decirlo, pero la historia no coge corte. La estrategia de los discípulos fue más exitosa y mayor alcance que la del maestro. Juan Bosch se planteó una larga lucha al estilo Mao TseTung, pero Leonel Fernández, Danilo Medina y compartes vieron la oportunidad de acortarla, dejando el camino real y yéndose por la vereda de Joaquín Balaguer y los reformistas. La liberación nacional se quedó en un recodo, y el genio táctico completó la obra. Nunca se gana una guerra sin repliegues adecuados. Se hace cuesta arriba, por tanto, que quienes fueron brillantes para alcanzar el poder, ahora tropiecen unos con otros y caigan al abismo. Bosch trajo a Chacumbele de Cuba, y usó su caso para ilustrar la circunstancia de un político de ese tiempo que igual “mismito se mató”. Los peledeístas tal vez no conozcan la historia, a menos que hayan leído sus charlas radiales, pero pueden refrescar la memoria oyendo al gran Machito cantar. Cuando en el PRD de antes, y en el Reformista de ahora, se creaban situaciones de riesgo, de deserción, de división, lo primero era acusar al PLD. El PLD lleva ventaja: dominio propio, autonomía de vuelo. Cuando sea, y algún día será, lo hará como Chacumbele, que él mismito se mató.

DOS: JUSTICIA ELECTORAL BIZCA O TUERTA.- Esta semana deberán conocerse dos instancias de dirigentes del PLD ante el Tribunal Superior Electoral. Diferentes en la forma, pero iguales en el propósito de anular, neutralizar o descalificar los designios de Danilo Medina y sus seguidores. Desde fuera se hace difícil entender, pero los peledeístas juegan para sí, y las gradas, aunque sea pagando, que se fastidien. El partido es como el Quisqueya, deteriorado por fuera, pero adentro El Escogido le gana al Licey en doble cartelera. Se consideraba difícil que se reuniera el comité Político y casi imposible que convocara al comité Central. Pues ocurre que hubo CP y en días CC. Dos mitos que se caen, y sin resbalar ni que nadie lo empuje. Sin embargo, el destino sigue incierto, ya que al entrar el TSE en escena, no vale la Ley de Partidos, ni los Estatutos, ni la hegemonía interior, y la íntima convicción está fuera de servicio. El remedio sería el humor de los magistrados de esa alta corte, incluso el capricho, pues donde la política no puede, el derecho resbala. El dirigente o miembro de un partido que lleva su causa al TSE lo hace pensando que la justicia no tiene venda, pero tampoco vista 20-20. Unas veces bizca u otras tuerta, nunca mira todo el panorama, o por lo menos no derecho. Ahora no será la excepción, ya que sabe que el juego es de Serie Mundial.

TRES: NO PERDERÍA NADIE NI NADA.- ¿Qué hará el Tribunal Superior Electoral con las dos instancias de dirigentes o miembros del PLD? ¿Dará ganancia de causa al sector de Leonel Fernández, con quien el presidente de esa alta corte tiene buenas relaciones? ¿Favorecerá al grupo de Danilo Medina, teniendo en cuenta que como presidente del Consejo Nacional de la Magistratura decidió su nombramiento y como Presidente de la República dispone presupuesto? Perder Fernández no significaría gran cosa, pues sus derrotas internas se consideran parte de un todo incluido. Si en cambio fuera Medina, tampoco alteraría el orden establecido, pues –como en las apuestas– la casa pierde y se ríe. El PLD por su parte no sufriría en su integridad, ni las decisiones afectarían su preeminencia. A lo sumo nuevas fechas o intentar otra de las mil salidas. ¿El Congreso? No sería problema. Si no lo fue el octavo, ¿por qué el noveno? Si se hiciera repaso, se tendría una imagen deformada de los congresos, y como sucede en todo cotejo de espejos rotos, sería un final amargo. El Congreso no representa la alta autoridad de que se habla, y lo primero que se violó en el PLD, con anuencia y consentimiento, fueron sus formulaciones. Además de la incongruencia de empezar uno nuevo cuando todavía no se termina el viejo.

CUATRO: EL RECURSO CANTINFLAS.- No podría decirse lo mismo del Tribunal Superior Electoral, el cual hasta ahora juega con holguras sus cartas en una mesa de tahúres. Dispone a su antojo con el PRD, y un día decide a favor Miguel Vargas y al siguiente da ganancia a sus oponentes. Igual con el PRSC, dejando a las partes con el bizcocho hecho y el cumpleaños aplazado, como si no supiera que lo importante es la piñata. Con el PLD no puede actuar de la misma manera. Tendrá que darse cuenta de que el problema no es el partido, o Leonel Fernández y Danilo Medina, sino el poder. Un poder que es, un poder que podrá ser. Ahora se conocerán no solo las colindancias, sino las obligaciones. En los trances verdaderos, ni la ley ni los estatutos son suficientes. Aunque siempre queda a manos el recurso de Cantinflas. Hablar como si se murmurara, y al final no decir nada. Devolver el expediente como si nunca hubiera entrado, de manera que entre presentación, réplica y ampliación, los plazos se acorten y las partes tengan que improvisar. Todavía los querellantes no denuncian tratos ilícitos, y sin bien -se dice- una justicia retardada sería justicia denegada, una justicia pronta sería sospechosa. Los magistrados del TSE necesitarán de la perspicacia que se atribuía a Salomón.