Listin Diario Logo
22 de septiembre 2018, actualizado a las 09:51 p.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual23ºC29ºC
Puntos de vista viernes, 09 de febrero de 2018
0 Comentarios

Tiempo para el alma

  • Tiempo para el alma
Josefina Navarro
tiempoparaelalma@hotmail.com

 “Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava”. Lc. 1: 46, 48.

Cuando pensamos en la Virgen María solemos relacionarla con la pureza, el amor materno y el su rimiento indescriptible de la expectación ante la cruz. María es, sin embargo, mucho más; un mucho más que nos sirve de modelo no solo a las mujeres, también a los hombres. Un mucho más que podemos reducir a estas palabras: valentía, obediencia y servicio: “He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra” (Lc. 1:38). Imaginen nada más en su época tener la valentía de esta aceptación sobreponiéndola al miedo ante una sociedad que no comprendería su embarazo “por obra y gracia del Espíritu Santo”.

Pero María fue obediente; aceptó y proclamó su adhesión a la decisión de Dios sobre su vida.

La dimensión del servicio queda manifiesta cuando, embarazada, no se queda cuidando de sí misma, sino que va a asistir a su prima Isabel, también embarazada.

Se va a servir, y vivió sirviendo de apoyo a su hijo Jesús, en su misión salvífica. Valentía, obediencia y servicio, grandes lecciones de María

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Descubre