Listin Diario Logo
23 de octubre 2018, actualizado a las 02:32 p.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual25ºC33ºC
Puntos de vista domingo, 24 de septiembre de 2017
0 Comentarios

RELATOS CORTOS

Caamaño amenazó tirar a Bosch al mar

  • Caamaño amenazó tirar a Bosch al mar
  • Caamaño amenazó tirar a Bosch al mar
Roberto Valenzuela

La destitución del presidente Juan Bosch se ejecutó entre la noche del 24 y la madrugada del 25 de septiembre de 1963. Lo cercaron en un salón del Palacio Nacional y cortaron la comunicación para que no tenga contacto con sus seguidores o gobernantes de naciones aliadas.

Derrotado, preso en condiciones degradantes y rumbo a su segundo exilio forzoso, lo visitó el general golpista Antonio Imbert Barrera y Fernando Amiama Tió (Marullo). Le fueron a dar 12 mil dólares para que no confrontara apuros económicos en el exilio. 

Alegaron que parte de ese dinero correspondía a gastos de representación que él nunca aceptó usar. Rechazó el dinero: “no poseo fortuna ni me interesa. Mi única fortuna es mi honor, mi conciencia tranquila de servir a mi país sin mancharme ni dañar a nadie”. Así narra Bosch ese episodio en sus memorias.

El 28 de septiembre, con su esposa, Carmen Quidiello, lo  montaron en la Fragata Mella. A petición de Bosch, como garantía a que les preserven la vida durante el viaje, los acompañó Imbert. En la comitiva iba como custodio el coronel Francisco Caamaño, hijo de Fausto Caamaño, secuaz de Rafael Leónidas Trujillo Molina: exjefe de las Fuerzas Armadas trujillistas. 

La travesía fue lenta  porque no encontraban un país para el exilio; y ocurrió un incidente. Bosch enfermó y se negaba a comer, a recibir al médico militar, Abelardo Bienvenido Lora Beltrán;  por temor a que lo envenenaran. No hablaba y se negaba a salir de su camarote.

Una vez Imbert Barreras lo invitó a almorzar con los oficiales. Don Juan respondió que no se sentaba en una mesa con el hijo de un asesino trujillista. Caamaño se levantó bruscamente. Entre amenazas e insultos, lo llamó “ovejo”, epíteto  despectivo que usaban los hostiles a Bosch, por su pelo cano. Gritaba que lo dejaran tirar el “ovejo de mierda” al mar. Imbert logró controlarlo.

Dos años después es el mismo glorioso coronel Caamaño que lidera la Guerra de Abril de 1965 exigiendo el regreso de Bosch al poder.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Descubre