Santo Domingo 29°C/31°C scattered clouds

Suscribete

EL BULEVAR DE LA VIDA

Cronicanto al barrio pobre

BANCAS CONTRA BORGES

Contrariando a Borges digamos, que si bien es cierto que en la democracia se abusa de las estadísticas, también pueden las estadísticas abusar de la democracia, como abusan las autoridades que en lo de regular a las bancas de apuestas parecen no ver lo evidente y por lo mismo indignante. Hablo de la situación de nuestros barrios más pobres, donde bancas de apuestas y drink-colmadones son la bestia negra que saluda y pasa, pasa y se queda a cenar sin llamar dos veces como el buen cartero. Gran parte de la acción delictiva, así como el mal ejemplo, la incitación a la delincuencia, todo ello pasa directa o indirectamente por el colmadón de la esquina y la banca en cualquier parte.

LOS DATOS

Comencemos recordando, que casi uno de cada cuatro dominicanos es joven. Que casi uno de cada tres está desempleado, y uno de cada cinco es un Ni-Ni (ni estudia ni trabaja). Si esto es poco, uno de cada dos hogares dominicanos sólo cuenta con uno o con ninguno de los padres. Son los datos que confirman la desintegración social de nuestros barrios, donde faltan oportunidades, donde se incita a la delincuencia y donde la prostitución es una salida al hacinamiento y la desesperanza. Hablo de familias con ausencias tan dolorosas como las de esa madre siempre dispuesta al correazo a tiempo, o las de ese padre, que cuando el malcriado adolescente reclamaba preguntando, “¿con qué nos vamos a comer ese mangú, pa?” le respondía: “¿Con qué? Adió, cÖ con lengua. Usted pone diario en esta casa”. Lamentablemente, estos boches y correazos maravillosos no pueden estar ya en la noche gris de nuestros barrios pobres, de sus hijos huérfanos de padres vivos, ay.

LA ORFANDAD

Esa orfandad, esa falta de un régimen de consecuencias, no la suple ya ni el profesor ni el cura, sino el drink-colmadón y las bancas, que son quienes van (DE)formando la mentalidad del joven, y convenciéndolo de que es a través de la delincuencia, el microtráfico, la prostitución o mediante el azar y sus juegos como se sale de la pobreza, y no a través del trabajo duro y el sacrificio largo. Poco hay que teorizar aquí sobre lo dañino que resulta para una sociedad, que sus barrios pobres, repletos de jóvenes NI-Ni, tengan como “escuelitas del mal” a las bancas de apuestas y a unos drinks-colmadones.

“COMO UN RACIMO NEGRO”

En fin, que mientras la familia se desintegra como un racimo negro, y la prostitución, el trapicheo de drogas y la delincuencia tienen el control de unos barrios, las autoridades se niegan a regular a drinks- colmadones y las bancas en ruido, número y/o ubicación, (o sometimientos si fuesen ilegales). Si algo faltaba, el Estado dominicano acaba de renunciar a imponer un mínimo de orden (era sólo una formalidad, pues la ley sin voluntad de aplicarla es demagogia) a las bancas de apuestas, y lo ha hecho con unos argumentos más débiles que el corazón de una mujer enamorada cuando recibe una flor y escucha un poema de Sabines. Hablo de la nueva Ley Contra el Lavado de Activos y el Financiamiento del Terrorismo, que deroga la Ley 72-02, donde no aparecen las bancas como sujetos de lavado, con todo lo que hemos demostrado aquí: Oiga usted, que no es la escuela, el club ni la iglesia el centro de la vida social, sexual, cultural y económico de nuestros barrios, sino las bancas, el drink-colmadón, ¡Y el gobierno lo sabe! Lo que jode es que también lo sepan los honorables legisladores, alcaldes, militares y ex militares, propietarios de esas bancas.

Tags relacionados