Santo Domingo 24°C/25°C few clouds

Suscribete

En la Diana

Primer Tiro Es necesario, imprescindible tal vez, que los economistas y periodistas que participan en el debate sobre la sostenibilidad de la deuda pública adopten una definición y una medida de la misma, incluyendo el horizonte de tiempo al cual se haría la medición.

Como la sostenibilidad se mide y se proyecta a largo plazo, lo básico y fundamental es determinar si en el escenario proyectado de la situación fiscal se podría cumplir con el compromiso de pagar el saldo actual de la deuda pública total, es decir, si la suma del valor presente de los saldos primarios proyectados son iguales o superiores al monto de la deuda vigente, tomando en cuenta la presión tributaria y el nivel de gasto actual y proyectado. Como la deuda pública se compra y se vende en el mercado local y en el internacional, la prima de riesgo de dichas transacciones reflejan la evaluación que hacen los mercados de la capacidad que a largo plazo tiene todo el sector público de pagar la deuda actual, y una condición necesaria para que la sostenibilidad exista es que los mercados crean que existe.

Segundo Tiro La prima de riesgo del mercado internacional es el exceso de tasa de interés que deben pagar los bonos de las economías emergentes por encima del bono equivalente del Gobierno de los Estados Unidos. Durante todo el último año la prima de riesgo de los bonos del Gobierno dominicano ha estado muy por debajo de la del promedio de los países latinoamericanos, y casi igual a la del promedio de todas las economías emergentes. La prima de riesgo del mercado local de deuda pública puede medirse como el exceso de rendimiento del mercado secundario con respecto al rendimiento inicialmente fijado en el mercado primario.

El índice retorno/precio de la deuda pública preparado por la Bolsa de Valores muestra que el rendimiento exigido por los compradores de la deuda pública en el mercado secundario siempre ha sido igual o menor al rendimiento original del mercado primario. Por tanto, desde el punto de los mercados, la conclusión es que la deuda pública sí es sostenible.

Tercer Tiro Lo que sí debería tomar en cuenta el Gobierno es que la sostenibilidad fiscal continuará existiendo si y solamente si la situación fiscal de largo plazo proyectada por los mercados continúa reflejando una capacidad de pago que incorpora el aumento a mediano plazo de la presión tributaria necesario para poner en una trayectoria ascendente al superávit primario requerido para el pago de la totalidad de los intereses, incluyendo los de los bonos de capitalización del Banco Central. La presión tributaria determina los ingresos fiscales, pero la capacidad de pago se mide en relación a los intereses que genera la deuda vigente, no del servicio total de la misma, pues en este último valor se incluye la amortización, la cual tiene el efecto de reducir la deuda total.

Tags relacionados