EN LA RUTA

PLD y PQDC

César Duvernay

La militancia del Partido Quisqueyano Demócrata Cristiano (PQDC) está incómoda con el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) ya que entienden que el oficialismo no los ha justipreciado. Algunos afirman que quienes han sido sus aliados por más de ocho años los han desconsiderado.

En el fin de semana el PQDC otorgó plenos poderes para negociar y proclamó a su titular y líder, Elías Wessin Chávez, como candidato presidencial. Y aunque el discurso de Eliíta intentó ser hasta cierto punto cuidadoso, fue obvio que el ánimo de los pecudeístas tenía otra temperatura.

Y es que en el año 2007 y sorteando las diferencias históricas, el expresidente de la República, Leonel Fernández y el extinto fundador del PQDC, general Elías Wessin y Wessin, formalizaron una alianza que ha resultado beneficiosa en las últimas contiendas electorales. El PQDC entró a formar parte del gobierno de Leonel; Elías Wessin Chávez fue administrador general de Bienes Nacionales y los votos amarillos se han hecho sentir en las victorias peledeístas desde el 2008  hasta el 2012.

Para el triunfo de Danilo Medina el partido de la mata de plátano aportó 60 mil votos, números que le hacen ocupar la casilla siete de la boleta electoral. Pero las cosas empezaron a enfriarse cuando sorprendido en su buena fe (quiero pensar), o quizás por puro protagonismo (también quiero pensar), el Ministerio Público  le instrumentó un expediente de corrupción a Wessin Chávez.

Renunciando al cargo y poniéndose a disposición de la justicia, dos sentencias a favor evidenciaron su inocencia y desnudaron la intensión de algunos colaboradores de Danilo en enturbiar las relaciones. Ahora el PQDC entiende que si su líder fue injustamente lastimado merece ser desagraviado, sobre todo porque para ellos quien actualmente ostenta el puesto en Bienes Nacionales ya no los representa. En política se barre hacia adentro y símbolo de la derecha y el conservadurismo, el PQDC ha demostrado tener una votación fidelizada que no es rentable rechazar ni entregársela a los contrarios. El presidente Medina puede resolver ese tema... ahora que todavía hay tiempo.