Santo Domingo 29°C/30°C broken clouds

Suscribete

SONDEO

Giro positivo

Avatar del Listín Diario
Luis Encarnación PimentelSanto Domingo

Aun dentro de la crisis que le caracteriza, se advierte que la situación interna del PRD ha ido dando un giro positivo en las últimas horas. Producto de las circunstancias o de un poco de reflexión obligada, en algunas cabezas de las partes que se disputan el control del partido opositor ha ido entrando un poco de entendimiento que pudiera conducir a la solución del conflicto. Sin que se lo vayan a reconocer por todos estos tiempos, pero sin dudas que el TSE, con su sentencia reciente, le hizo un gran servicio a la unidad perredeísta. A partir de ahí, y pese a las críticas ligeras contra los jueces del tribunal y contra el jefe de Estado, se observa que hasta gente del sector del partido blanco que tenía la calle como objetivo ño como cucoñ ha bajado sustancialmente la nota de lo que parecía como un discurso irracional e irresponsable, que poco apuntaban a la unidad partidaria o a la gobernabilidad del país. Al parecer, alguna gente comenzó a darse cuenta -y suerte que todavía a tiempo- no sólo que ese no es el camino correcto, sino que por el mismo no se llegaría muy lejos, ni a nada. Se tiene el dato de que el propio ex presidente y ex candidato Hipólito Mejía (no porque se sienta vencido, sino por convicción personal) estaría en disposición de quedarse tranquilo y sobrellevar las cosas con relación a la crisis de su partido. Hay la creencia, muy acentuada, de que el hombre incurrió en algunos errores y amenazas recientes considerados imprudentes o innecesarios llevado por la influencia de muchos de sus parciales afectados o incontrolables tras la derrota electoral. El propio Miguel Vargas, que hablaba poco, salió a ruedo tras la decisión del TSE a su favor, planteando la conveniencia de “un consenso o entendimiento” para resolver la crisis interna. Del otro lado vino la idea de “una consulta” con los llamados “viejos robles” en procura de lo mismo. Seguir ese esfuerzo, de ambos lados, es lo único que lleva al entendimiento y garantiza volver a la unidad perdida. De entrada, permite algo más: que sin sangre ni pleito entre compañeros se retiren los candados y las cadenas y el Partido se abra para que “entren todos”. Y una salvedad: la unidad, que hay que buscarla en base a una salida negociada, únicamente la salva una convención, pero la estatutaria, por lo que no debe hablarse de adelanto de la misma, porque sería dar nuevo caldo de cultivo a la crisis que vive el PRD.

Tags relacionados