Santo Domingo 28°C/30°C light rain

Suscribete

PANCARTA

Yegua que parió mulo provoca interrogantes

Avatar del Listín Diario
Raúl Pérez Peña (Bacho)Santo Domingo

“La mula o mulo es un animal híbrido estéril que resulta del cruce entre una yegua (Equus ferus caballus) y un burro o asno (Equus africanus asinus). Comparte algunas características con los burdéganos (resultantes del cruce entre un caballo y una burra o asna), pero difiere en otras debido a ciertos genes, que varían su efecto en función de si se reciben de la madre o del padre”. Wikipedia. La definición introductoria orienta a cualquier “pueblita”, niño, niña, adolescente o de la tercera edad, que visite un escenario rural y vea una yegua que parió un mulo. El desconocimiento del fenómeno provoca interrogantes, que son aclaradas con la información de que es frecuente el nacimiento de un mulo fruto del cruce entre yegua y burro. Los cruces se producen también en los escenarios políticos de un país. En Paraguay, la derecha política forzó el cruce con el Ejecutivo de un congreso despótico que impuso la renuncia del presidente Constitucional Fernando Lugo. El acontecimiento tipifica como golpe de Estado, aunque manipulen la calificación. El anómalo engendro es un gobierno de facto prohijado por una dictadura “judicial y parlamentaria”, afirmó la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA). Quien haya vivido los procesos políticos electorales en República Dominicana sabe interpretar los resultados o partos de extrañas criaturas o fórmulas gubernamentales, procreadas por poderes fácticos aunque intervenga el Congreso. Existe tanta experiencia acumulada durante décadas de momentos dramáticos, que se puede publicar un grueso volumen editorial titulado, por ejemplo, “zancadillas, malas artes bicamerales y otras travesuras en República Dominicana”. El ALBA dice que la situación que vive Paraguay “se entrelaza con recientes acontecimientos de remilitarización y violación de los derechos democráticos de los pueblos a lo largo del continente. “Se debe proclamar colectivamente que esa afirmación del ALBA aplica en el presente histórico dominicano. Existen copiosos documentos demostrativos. La opinión pública sabe que al protagonismo militar en el oficialismo se suma la violación de derechos democráticos, denunciada recurrentemente por la ciudadanía ante medios de comunicación. Para agravar un panorama que el ALBA puede comprobar, ahora se recrudece la acción ilegítima de “poderes públicos” pautada por libretos politiqueros. Si ciertos “poderes públicos” continúan al servicio de intenciones aberrantes, aquí veremos miles de yeguas que paren mulos. Es cuanto a magistrados.

Tags relacionados