Santo Domingo 23°C/25°C few clouds

Suscribete

SONDEO

El PRSC y Danilo

Avatar del Listín Diario
Luis Encarnación PimentelSanto Domingo

Entre los aportes importantes del presidente del PLD y del país al triunfo de Danilo Medina, figura, sin dudas, el manejarle el respaldo del PRSC y de otros aliados del gobernante, algunos de los cuales hasta llegaron a decir que “nuestro compromiso es con Leonel”. Hecho el trabajo y logrado el objetivo, que era ganar los comicios de mayo, será Danilo Medina ñel electo y quien tendrá la voz cantanteñ el que deberá emplearse a fondo para lidiar con expectativas y aspiraciones especiales de los reformistas, cuyos votos son importantes para hacer una mayoría, pero que la práctica enseña que resultan muy caros. ¿Estaría el Presidente electo en disposición y posibilidad de asumir ese costo, sin afectar de manera temprana parte de lo que fuera sustento y atractivo del discurso que le dio finalmente el triunfo en las urnas? No se sabe por cuál jugada maestra o de “alta política”, los reformistas aparecieron aportando unos votos al PLD y a Danilo que ellos son los primeros en desconocer de dónde salieron, pero eso les ha “envalentonado” y entusiasmado para demandar cuotas en el gobierno a instalarse en agosto, particularmente al dirigente Ramón Rogelio Genao. Por cierto, se entendía que éste, desautorizado en sus aspiraciones públicas de dirigir la Cámara de Diputados por Carlos Morales, ya estaba satisfecho y complacido al ver cumplidos sus viejos esfuerzos por ver instalado en la jefatura de la Liga Municipal Dominicana a su carnal Johnny Jones. Quizá el caso más complejo para Medina al armar su gabinete sea el del ingeniero Morales, presidente del PRSC y cabeza de Cancillería, porque (pese a “amarres” y aportes de campaña) moral y políticamente el nuevo gobernante estaría compelido a producir un cambio de situación y de mando en el servicio exterior (¿sería Industria y Comercio el destino, como se contempló hace un tiempo?). Primero, para corregir “ruidos” viejos y repetidos sobre gastos y “nombramientos” que no resistirían una auditoría, y, segundo, para que no se caiga el discurso-promesa bien concreto y resuelto de Medina, en el sentido de que el embajador o cónsul que no sea un ente de negocios o de inversiones para el país, que se olvide de pertenecer al cuerpo diplomático. Solo cumpliendo con eso ¡Danilo da un palo!

Tags relacionados