Santo Domingo 23°C/24°C few clouds

Suscribete

Nuestro sistema demanda un cambio de actitudes

Los políticos que son grandes manipuladores de la opinión pública utilizan frases muy bien estudiadas publicitariamente con un estilo muy sublime pero de un contenido de engañosas realidades. Como resultado de esta repetitiva estrategia se ha empezado a sentir un repudio de cansancio instalado en los núcleos de las grandes sociedades de hoy como una protesta de indignación por el engaño tantas veces de las realidades prometidas. Los pueblos están fastidiados de oír la misma canción por el abuso de la estafa constante en la sociedad; asociado con un sentimiento de indignación por las infragantes injusticias encubiertas por el poder. Ahora bien, cuando un pueblo llega asimilar esas verdades lapidarias en su interior es fácil generar un indetenible impulso de asumir a cualquier costo su liberación sin importarle las consecuencias. De manera pues, mientras más grave se torne la situación y se agudice la desconfianza del cansado liderazgo nacional, se le esta insinuando al electorado y a la sociedad un sentimiento general de frustración con fuertes tendencia a masivas protestas de indignación, iguales o mayores a las que se han dejado sentir en New York, Bruselas y Roma. Además, puede encenderse la chispa de germinar un falso mesías en el abonado y fértil terreno de la desesperanza. Es bueno resaltar que la culpabilidad no es solo de la actual administración, sino de la oposición donde no se vislumbra una negociación en lo interno del encendido archipiélago de intereses en el mayor partido de la oposición. Sería bueno enfatizar, que para evitar males peores, nuestro sistema especialmente político, demanda un cambio generalizado de actitudes.

Tags relacionados