Santo Domingo 24°C/27°C light rain

Suscribete

EL ROEDOR

Gracias, Cardenal; Cheché; Kirchner

Avatar del Listín Diario
Aristófanes UrbáezSanto Domingo

“Estimados hijos de Doña Emperatriz: Acabo de enterarme del fallecimiento de su madre doña Emperatriz Matos Vda. Urbáez. Como sucede con frecuencia en nuestro medio, tenemos la impresión de que su madre era una verdadera matriarca con un elevado sentido de responsabilidad materna, lo que ciertamente contribuye a mantener la unidad familiar. En este momento de tristeza para todos ustedes, incluyendo los nietos y biznietos, quiero asociarme a toda la familia para presentarles mis sinceras condolencias y dar gracias al Señor por la gran madre que les concedió. De esto pueden sentirse muy satisfechos. Doña Emperatriz continuará ejerciendo su ministerio maternal desde el cielo, en la morada de los justos. Confiamos en que Dios la ha premiado con la bienaventuranza eterna a la que están destinados los que han llevado una vida ejemplar. En estos días estoy orando por ella y por todos ustedes para que se esfuercen por conservar las muchas enseñanzas que ella les ha dejado. Con mi sincero abrazo y saludo, al tiempo que les bendigo a todos de corazón. Salud y paz, Nicolás de Jesús Cardenal López Rodríguez, Arzobispo Metropolitano de Santo Domingo, Primado de América”. NOTA: No esperábamos menos de su generosidad, su Eminencia. Recuerdo vivamente que, siendo un niño, dije la primera maldición y me golpeó la boca advirtiéndome: “El padre Fulano te sacó el diablo de la cabeza en la Iglesia Don Bosco cuando te bautizó con agua bendita”. Desde la mayor hasta el más pequeño, todos les decían “Mamá”, y cuando me veía me decía: “Todos los días oro por todos”. Dios lo ilumine siempre, mi Cardenal. Cheché LunaCada una de las criaturas vivientes de este singular planeta (30 trillones de animales, plantas, microorganismos pluri y unicelulares, todavía la mayoría desconocidas por la ciencia), es, en sí misma, un maravilloso misterio, como dijera Borges. Pero para Sófocles, “la más extraña” es el bicho humano, pues “se dio la palabra hablada, el pensamiento alado y ese afán de construir ciudades”; es decir, formando la “segunda Naturaleza” (para sí y para las demás criaturas para su bien o su desgracia). Me salta la mente mi singular amigo Cheché Luna. De los fundadores del PLD, Cheché era quizá uno de los seguros candidatos para seguir al lado de Peña y no a Don Juan. Lo digo, por su extracción popular o condición de clase, su valor personal que rayaba en la temeridad y su formación intelectual. Pero siguió “al Profesor”, y lo hizo con convicción y lealtad tales, que no obstante formar parte del primer Comité Político del PLD y haber sido ñes un decirñ “degradado”, Cheché siguió en Nueva York a su Maestro de tal manera que no era todo el mundo que se atrevía a irrespetar o insultarlo en su presencia. Cheché, pese a su formación académica, fue un maestro de la política y sólo había que oírlo explicarle a cualquiera ñcon su lenguaje precarioñ por qué tal o cual decisión o por qué él consideraba que esa posición, sin importar el organismo a que perteneciera, era incorrecta. ¡Jamás se desvió! Tenía lo que todo peledeísta que no se corrompió conserva: un corazón de niño y una honradez acrisolada. Ese corazón de niño lo mantenía siempre alegre, sonriente y celebrando sus hazañas. “Euclides anda con un bastón, está viejo; escribe de mí, el último general todavía con tropa del PLD”, me dijo la última vez que hablamos. En los mítines apoteósicos que el PLD de los últimos tiempos realiza, algunos peledeístas celosos de la “seguridad” fingen no conocer a nadie para que se vaya a desplomar la tarima. ¡Búsquenme a Cheché! Era un clavo pasado: su autoridad era incuestionable. En la era de los incontrolables, lo acusaron de la muerte de Orlando Martínez. El mismo respeto en la celda; la misma sonrisa cuando lo liberaron. El mismo Cheché: espontáneo, sonriente, enérgico, sin amarguras. En el organigrama del PLD, él y Rubén Montás, ocupaban el cuarto lugar: vicesecretarios generales, sólo por debajo, pero igual que Reinaldo Pared, secretario general, y el presidente del PLD: Leonel Fernández. Fue electo por el Comité Central. No fue un regalo. “Aquí no regalan nada// todo cuesta un alto precio”, dice la balada de Julio Iglesias. Patriota, político profesional, padre enérgico y marido ejemplar, con Norge y Cheché, el partido morado, el disco duro del boschismo, pierde dos columnas. Soldados valientes, conscientes y disciplinados. Néstor, queridoEl ‘vargallosismo’ y sus cofrades ñel Nobel fue al gran literato, no a la “libertad”, ¡rrespetémonos, que ahí están 12 colegas asesinados, más otros 150, en Honduras, y los de Irak y Afganistán! su último sablazo fue directo a la cabeza de Cristina y de Néstor Kirchner. La escritora Cristina Peri Rossi, argentina radicada en España, inmortalizó la valentía del último peronista honesto, después de la debacle neoliberal de Menem y Cavallo: ¡lo vendieron todo a precio de vaca muerta, tierno Dauhajrito! (Digresión: al vocero Arroyo que se alfabetice: aquí no se han vendido ingenios. El Barahona, que este escribano vio cerrado cuando Balaguer, desde la Asamblea Nacional, satanizó la caña llamándola “hierba amarga”, produjo 10 mil toneladas 2009-10; y que le pregunte a Fidel por qué cerró el 50% de los ingenios, y luego, ¡habla!). Néstor recuperó la confianza y orgullo argentinos, pagó al FMI y recuperó la soberanía económica, amplió los planes sociales, pensiones, redujo la pobreza, fortaleció la moneda, se la cantó a Bush en su presencia y ñhora con Cristinañ construyó 7,100 nuevas escuelas; descentralizó el presupuesto y cerraron con superávit. Era, por voluntad del soberano, jefe del justicialismo. ¡Eso no lo perdonan neoliberales, oligarcas, gorilas (mata padres y roba bebés), a los que revocaste la ley de amnistía menemista, querido Néstor! ¡Ah, ni los lacayos!

Tags relacionados