Santo Domingo 21°C/24°C light rain

Suscribete

SONDEO

Rosario y la JCE

Avatar del Listín Diario
Luis Encarnación PimentelSanto Domingo

Estando en X’ian, China, a donde fuimos en gira organizada por Turinter (con cargo a nuestros bolsillos), nos enteramos del sentido fallecimiento del licenciado Rafael Flores Estrella y de la escogencia por parte del Senado Dominicano de los miembros de la Junta Central Electoral, con el magistrado Roberto Rosario como cabeza de la misma. Este último aspecto no fue un elemento sorpresa para muchos, pese a escarceos y manejos mediáticos, políticos y de diversas especies que buscaban sacar de juego e impedir el acceso del doctor Rosario a la principalía del organismo electoral. Todo apunta a que los amarres del ex titular de la Cámara Administrativa de la JCE eran muy fuertes y que, sumados a lo que ya parecía una decisión tomada a nivel de las más altas instancias políticas, pesarían más que la campaña desatada en su contra y que la corriente de opinión, en la que incluso había alguna gente del PLD, que en los últimos días llegó a plantear la tesis de que, por ya haber sido titular y por el perfil de hombre ligado a la Iglesia y a la sociedad civil, el doctor Castaños Guzmán era la figura conveniente para que siguiera al frente de la JCE. Estaba también de por medio la realidad de que éste último ya no las tendría todas consigo para eventualmente sustituir al magistrado ocoeño Jorge Subero en la Suprema, debido a “amarres” de este último para seguir donde está. Lo del doctor Rosario, ya presidente de la JCE y con plenos poderes, como quería, es una realidad y un caso cerrado. Pese a una que otra voz en contra, no es mala elección, partiendo de su experiencia en el organismo responsable de organizar las elecciones y de su reciente desempeño al frente de la Cámara Administrativa. Es lamentable que otras figuras importantes del pasado equipo, entre ellas Aura Celeste Fernández, no pudieran repetir, pero es entendible ñy era de esperarse ñ, debido a la confrontación nada disimulada entre la dama y el hoy titular de la JCE. El repetir con el magistrado Olivares y desoír sugerencias en contrario desde litorales del PRD fue una sabia decisión del Senado. Como también la escogencia de la doctora Rosario Graciano como miembro de la JCE, donde alguna vez tuvo otra responsabilidad, y con lo cual termina un “calvario” en la Cancillería, que aumentó con la salida de Danilo Medina de Palacio.

Tags relacionados