Santo Domingo 29°C/31°C scattered clouds

Suscribete

EXPRESIONES

¡¡¡Caramba!!!

Avatar del Listín Diario
Tomás Aquino MéndezSanto Domingo

Aún escucho aquellas palabras, dichas por uno de mis tíos, miembro del Ejército Nacional. Para esa época, cuando yo contaba con a penas 16 años, él era un simple raso de esa institución. Alguien le dijo que yo estaba siendo atraído por los comunistas. Él quería protegerme, garantizarme el futuro y evitar que cayera en la delincuencia. Para él, lo que hacían los grupos de izquierda estaba todo fuera de ley. Me dijo: “Sobrino, es tiempo de que se enganche. Eso de comunismo sólo deja muerte y delincuencia. En la guardia su futuro está garantizado”. Casi le sigo los pasos. Me habló de la honestidad, decencia, respeto de los miembros de los cuerpos armados. Y tenia razón, en ese entonces. Ayer, cuando lo visité en su residencia, pensionado, retirado y con el peso de los años encima, lo encontrË desconsolado y triste. Me dijo estar apenado por lo que pasa en las filas de los cuerpos armados. “Andamos mal mi hijo. ¿Usted recuerda que yo quería que fuera militar porque allí había decencia y respeto? Eso desapareció. En mi tiempo era distinto”. Se refiere a la cantidad de militares, de todas las instituciones involucrados en tráfico de drogas, asaltos, delincuencia, crímenes y violencia intrafamiliar. Uno tras otro se suceden los hechos. Un caso y un nombre sustituye al otro. La sociedad está consternada. La mayoría de ciudadanos nos desconcertamos al escuchar o leer esas noticias en las que se dan nombres y rangos de oficiales de la Marina, la Policía, la Fuerza Aérea o el Ejército, vinculados con asaltos, crímenes, narcotráfico u otros hechos delictivos. Estamos temerosos porque los responsables de protegernos pueden ser nuestros verdugos. Quienes deben ser nuestros guías y a quien acudimos buscando apoyo, pueden convertirnos en víctimas. Realmente entre los dominicanos existe un gran desaliento. Ahora entiendo por qué, sin mucha esperanza y un gran suspiro, mi tío me dijo ayer: ¡¡Caramba, ¿Y entonces, a quien acudimos?!

Tags relacionados