Santo Domingo 27°C/30°C few clouds

Suscribete

UMBRAL

El dilema chino-taiwanés

China, que en producción bruta se ha convertido desde 2007 en la tercera economía del mundo, desplazando a Alemania, no sólo avanza hacia la consolidación como primera potencia del mundo según afirmaciones que hacen economistas y analistas internacionales, sino que en la medida que muestra su nuevo talante de nación desarrollada, va cobrando, como por inercia, una vieja deuda a la antigua Formosa. El viejo Deng, cuando inició las reformas que han creado el híbrido que conocemos como Economía Socialista de Mercado, no pensó en pasar factura a los herederos de Chang Kai Sheck, instalado en la isla con su ejército y el respaldo de los cañones del general MacArthur, sólo centró su estrategia en impulsar el desarrollo de aquel colosal país definiendo una política exterior sin fricciones que le ha permitido penetrar con sigilo en mercados que de otra forma no hubiera conseguido. Ahora, logrado su posicionamiento económico y diplomático, han podido convertir a Taiwán en una de sus principales fuentes de inversión, pero además conscientes de la importancia de su mercado han seducido a naciones caribeñas y centroamericanas para que establezcan relaciones diplomáticas o comerciales con ellos, siendo Costa Rica la última en romper con los taiwaneses. La seducción y la misma flexibilización en la relación de China y Taiwán podrían crear un efecto dominó en los 24 pequeños países que mantienen el reconocimiento al Estado creado por Chang Kai Sheck, cuestión que no pongo en duda después de leer unas declaraciones de Mario Marroquín, ejecutivo de la oficina de promoción de inversiones de aquel país, sobre las ventajas de negociar con China. Vistas así las cosas, tengo la impresión que el dilema chino-taiwanés terminará favoreciendo al coloso asiático décadas después de las cañoneras de MacArthur y la resolución de la ONU en 1971, porque la misma situación que los separó, el capitalismo, los unirá.

Tags relacionados