Santo Domingo 18°C/20°C clear sky

Suscribete

FIGURAS DE ESTE MUNDO

Salomón, poeta del amor Salomón, poeta del amor

Avatar del Listín Diario
Pablog Clase HijoSanto Domingo

Lo sagrado y puro del amor humano, su manifestación sencilla y transparente, su expresión lírica más exaltada, es alabado en el poema oriental bíblico, rítmico y melódico “El cantar de los cantares”. El rey Salomón (“el Amado”) narra sus amores y matrimonio con una joven campesina (“la Sulamita”). Incluso, el Sabio describe una a una las partes que conforman el cuerpo de su esposa, definiendo, mediante el recurso del símil, su amor puro y virginal como un sentimiento brotado de las altas esferas: / “Tu cuello, como torre de marfil, tus ojos, como los estanques de Hesbón... Tu nariz, como la torre del Líbano,/ que mira hacia Damasco./ Tu cabeza encima de ti, como el Carmelo/ Tus dos pechos, como gemelos de gacela, que se apacientan entre lirios.../ Los contornos de tus muslos son como joyas,/ obra de mano de excelente maestro./ Tu ombligo, como una taza redonda/ que no le falta bebida./ Tu vientre, como un montón de trigo/ cercado de lirios...”./ La parte final esboza una corta apología de la fuerza que posee el verdadero amor: / “Las muchas aguas no podrán apagar el amor,/ ni lo ahogarán los ríos./ Si diere el hombre todos los bienes de su casa por este amor,/ de cierto lo menospreciarían”./ Aunque el poema celebra las bellezas del amor humano, también es una parábola del amor de Dios para con sus hijos. El canto puede asimismo interpretarse como símbolo de la relación mística entre Cristo y su esposa, la iglesia. “Maridos, amad a vuestras mujeres -escribe San Pablo-, así como Cristo amó a su iglesia y se entregó a sí mismo por ella”.

Tags relacionados