Santo Domingo 23°C/24°C few clouds

Suscribete

REFLEXIÓN DEL ALMA

Realidad alarmante

Avatar del Listín Diario
Leonar Porcella de BreaSanto Domingo

¡Hay recuerdos que sobrepasan el tiempo y la vida! En la infancia, mi madre nos hacía historias que involucraban principios y no faltaban paremias aplicables a sus propósitos. Decía: “Tanto le da al cántaro el agua hasta que se rompe”, eso nos llevaba por el camino de la insistencia, que desembocaba en el sendero del trabajo, en la lucha por alcanzar los deseos, el esfuerzo en el colegio, la conducta excelente; en ese tiempo sólo se trataba de libros o algún juguete anhelado. Más adelante venía el enfoque por la vida y la supervivencia humana. Ahora, después de tantos años, se presenta en el globo terrestre algo común para los habitantes de la Tierra como tema principal, ¡La subsistencia del mundo! La subsistencia abarca situaciones devastadoras para el ser humano como la hambruna, sumado a lo que puede significar el inicio del desplome de un sistema capitalista en una parte del planeta, la fluctuación de los carburantes y el calentamiento global. Pienso en los niños pobres de mi tierra. ¿Tendrán ilusiones, sueños y esperanzas? Un niño sin sueños y sin ilusiones es muy triste, y mucho peor es vivir sin esperanzas; miles de ellos sufren la deshumanización producida por la terrible extrema pobreza. La pobreza de nuestro país va en aumento, la infancia dominicana se ha quedado sin inocencia, ese flagelo la destruye impiadosamente. Acudamos al rescate de la infancia y de la juventud; no quisiera que esto sonara a utopía, ¡Dios! Hay que renovar los esquemas, hay que rehacer los esquemas sociales, se debe idear algo que rompa el sistema de la nada, cambiarlo por el sistema de algo que les inculque moral, principios, que los aleje del pillaje, que desintegre la inversión de valores generalizada. La familia se desintegra; en gran medida tiene que ver con los principios. La juventud, sin generalizar, va predispuesta al matrimonio. “Si me sale mal me divorcio” ¡El amor para toda la vida se va a pique! No saben que la vida está llena de turbulencias y el matrimonio por igual; hay que nadar con fuerza para llegar a la orilla. Hay tragos amargos que pueden ser superados, aunque el sendero es espinoso y no todo es alegría. La familia es la base de la nación; la unidad familiar es imprescindible para la armonía. Hablo de todos los hogares dominicanos, pero el país está en crisis general y el comedimiento ha de surgir como brisa renovadora que ayude a estabilizar a la nación. Nos urge la unidad de criterios altruistas dispuestos a colaborar; son muchos los dominicanos que quieren ver a su país resurgir, sin embargo, para cualquier propósito o meta hay que trabajar para lograrlo, porque la vida es una lucha incesante.

Tags relacionados