Santo Domingo 28°C/30°C light rain

Suscribete

EN RELEVO

El impacto del Metro

A pesar de la oposición inicial, el presidente Fernández se dispuso, y consiguió, construir y poner en funcionamiento el primer sistema ferroviario para el transporte urbano de pasajeros en la capital de la República, conocido como el Metro de Santo Domingo. Esta obra, igual de costosa como majestuosa, supone un gran impacto económico, social, cultural y conductual en buena parte de población. De entrada su puesta en funcionamiento representará un sustancial ahorro de tiempo y dinero para miles de ciudadanos que diariamente se desplazan por sus zonas de influencia, mejorando sustancialmente su calidad de vida, pues han sustituido el transporte costoso, inseguro y arrabalizado que ofrecen las chatarras que monopolizaban el servicio, por un sistema seguro, eficiente, rápido y digno. Eso sin contar con el ahorro de combustible que significa el descongestionamiento de vías que, como la avenida Máximo Gómez, hoy lucen despejadas como hacia años no se veían. Pero hay dos factores que sobre todas esas virtudes anteriormente enumeradas justifican cada centavo que el Gobierno invirtió en esa obra. Primero la imagen de esos carros del concho viajando vacíos, o la de sus choferes, quienes por años abusaron de los pobres con precios de pasajes elevados y rutas cada vez más cortas, clamando por pasajeros y aplicando reducciones de hasta el 75 por ciento de lo que cobraban antes del Metro. Pero lo segundo, y talvez más importante, es que la puesta en marcha de la primera línea obligará a todos los gobiernos que se sucedan en el futuro, a construir, sino una línea más, al menos otro tramo que expanda el Metro de Santo Domingo. Y es que a partir de ahora, todo ciudadano “de a pie” que no se sienta beneficiado por la línea existente, va a exigir que le construyan una que resuelva sus problemas, convirtiendo la expansión del Metro en una especie de competencia política-electoral. Y eso no sólo irá en beneficio del país y de su necesario ordenamiento y modernización, sino que beneficiará a los más pobres, que por fin se librarán de una parte de sus verdugos, y mejorará sustancialmente su calidad de vida.

Tags relacionados