Santo Domingo 23°C/25°C few clouds

Suscribete

EN NUESTRO IDIOMA

Las palabras más bellas

Avatar del Listín Diario
María Virtudes Núñez FidalgoSanto Domingo

¡Cuán bellas son las palabras de nuestro idioma! Madre es una bella palabra. Es la que da la vida. Gratis, por cierto. Es la que nos acompaña todo el tiempo. Sí, es bella la palabra madre; como mamá, mai, mae y mami, cuando la dicen los niños. Amor es una bella palabra. En ella se esconde la semilla de la felicidad. Es libre, misterioso, profundo, divertido y tierno. Es violento, majestuoso y salvaje. No tiene edad pero a veces se pone viejo. Sí, es bella la palabra amor; como entusiasmo, admiración, amado y amante cuando la dicen los enamorados. Amigo es una bella palabra. Es nuestro cómplice. Está con nosotros hoy, pero mañana quizás tenga que alejarse para seguir su camino. Es la persona que ríe cuando reímos y llora cuando lloramos. Sí, es bella la palabra amigo; como compañero, conocido, allegado, compadre cuando la dicen los jóvenes y los mayores. Dios es una bella palabra. Es lo absoluto. Lo que no se ve pero sí está. Es la idea infinita del Sí. Es bella la palabra Dios. Es bella como Espíritu Santo, Padre, Creador, Yaveh, Jesucristo, María, Santo o Gloria. Alma es una bella palabra. Es lo que nos hace humanos. Lo que nos permite creer en Dios y mejorar la condición humana. Sí, es bella como espíritu, armonía, sensibilidad, corazón, alma de Dios o alma mía. Sonrisa es una bella palabra. De ella brota la alegría, la sana felicidad del bienestar. No se detiene ni se pone seria sino que sigue hasta la risa y aún a la carcajada. Sí, es bella la palabra sonrisa; como radiante, soñadora, risueña y divertida como chiste o broma. Agua es una bella palabra. Es la sangre de la naturaleza. La necesitamos para sentirnos vivos porque formamos parte de ella. Sí, es bella la palabra agua; como llovizna, acuarela, lago, río, mar o arroyo... perfume o lluvia... o niebla... o nieve. Silencio es una bella palabra. Es el amigo que nos ayuda a tomar las más atinadas decisiones. Nos acompaña en la pausa del camino. Es la paz de la noche y la quietud del domingo. Sí, es bella la palabra silencio; como sosiego, sigilo esquivo y discreción. Español es una bella palabra. Es mi lengua, en la que escribo, en la que me habla mi mamá y en la que conocí a mis mejores amigos. Es una bella palabra que la vida me ha regalado para creer y ser feliz.

Tags relacionados