Listin Diario Logo
20 de septiembre 2020, actualizado a las 10:43 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Las Sociales domingo, 09 de agosto de 2020

No todo es COVID. Hablemos del futuro económico del país

(Parte 1)

Enriquillo Amiama

Hace 10 años atrás en una entrevista que publicó el Listín Diario, citaron unas palabras en la que decía que el futuro de nuestro país dependía de lo que hiciéramos en ese entonces los que conformábamos nuestra sociedad. Esa dialéctica sigue vigente. 

Tengo más de 25 años promoviendo el turismo cultural y en la conferencia que dicté en FUNGLODE, hace un año y medio, sobre economía naranja, este fue el tema central: si queremos desarrollar al máximo nuestra oferta turística debemos incluir la cultura y educación como parte de sus elementos esenciales.

Pero hay un factor primario, sea playas y sol, cultura o cualquier otro aspecto que se oferte, antes que nada, es necesario entender qué quiere la gente que busca pasear, vacacionar, visitar, conocer, hacer, etc. Y saber quiénes son esos turistas, sus edades, sexos, nivel económico y otros indicadores.  El turista es un ente concreto, que hace y toma decisiones. Desde que el mundo se redujo a un smartphone o celular inteligente el público es más fácilmente localizable, ubicable. Los expertos en marketing lo llaman el público objetivo, el blanco o “target”.  Y conocer las respuestas a las preguntas anteriores es más sencillo que nunca. Todo es medible en la web. 

Antes de ese boom del aparatito que prácticamente todos llevamos en una de las manos, el negocio del turismo dependía más de las agencias turísticas tradicionales, a dónde uno llamaba o visitaba.  Eso cambió radicalmente. El que maneja internet puede hacer una búsqueda de lugares interesantes, averiguar precios, hacer reservaciones y pagos sin moverse de su sillón. ¡Y da la casualidad de que nuestros principales clientes, de Norteamérica (USA y Canada) son quienes más hacen uso de las modernas tecnologías para adquirir casi todo! 

Las redes han propiciado el auge de consejeros turísticos, influencers en Instagram y travel bloggers en Twitter, que tienen miles y a veces millones de seguidores que están pendientes de sus comentarios y recomendaciones. 

Esto obliga a plantearse estrategias más adaptadas a los nuevos tiempos, y potenciar el marketing digital, sin dejar de usar los canales ya establecidos, pues lo mejor es una estrategia omnicanal, más abarcadora, pues no todo el mundo es proficiente con las tecnologías (los más viejitos no somos nativos digitales). 

Nunca he entendido por qué no hay una sinergia entre los ministerios de Turismo, Relaciones Exteriores, Cultura, Educación y el sector privado, cuando todos tienen puntos coincidentes. 

Creo que es perentorio o decisivo crear una unidad base, que conecte a todos a la vez y permita sacar el mayor partido al negocio. Sí, la cultura, las relaciones con otros países, la educación y el turismo son un negocio. Y es hora de que saquemos lo mayor y mejor posible en medio de una competencia feroz, sumada a la anti-competencia del COVID.