Isaías Santos

El Montañés: ''Si no tienes un objetivo no vas a triunfar’’

Protagonistas

  • Isaías Santos.

Ivelisse Villegas
Santo Domingo, RD

Aunque Isaías Santos no nació en la montaña, le dicen ‘el montañés’. Este apodo ha sustituido su nombre en su natal San Juan de la Maguana; y es un referente de gratitud, altruismo y capacidad inventiva para apoyar a los más necesitados con la fundación que lleva su alias…

Durante este mes, ‘Protagonistas’ estará dedicada a jóvenes que se han destacado por su labor en la sociedad, siempre marcada con la tilde del sacrificio y la búsqueda constante de esperanzas para quienes las han perdido. En esta dirección encontramos a Isaías Santos, quien no desmaya buscando soluciones a los retos que se le presentan a sus compueblanos.

Desde niño fue muy inquieto y andariego. Siempre le gustó montar bicicletas, motores y desaparecer por largas horas por laderas y montes del valle, de tal forma, que cuando preguntaban por él, sus familiares y amigos cercanos informaban que estaba monteando, y por supuesto, comenzaron con este sobrenombre.

Su vida siempre ha estado matizada por el roce constante de la humildad, sus padres Erasmo Santos y Zeneida Villegas, ambos profesores, le inculcaron valores, de lo que hoy es un reflejo con su accionar ante la sociedad.

Isaías dice que siempre le gustó el deporte, y aunque no terminó con una disciplina como modus vivendi, se quedó atado a este sector, de tal forma que la génesis de todo lo que está viviendo, comenzó en las canchas de los barrios haciendo donativo a los jóvenes y niños que practicaban algún deporte. 

‘’Luego, en el hogar de ancianos, y así sucesivamente,  comenzaron a llegar peticiones y muchos se acercaban a contarme sus problemas en busca de ayuda. A partir de ahí, siempre estoy presente, de forma u otra, siento que esta es mi misión’’, asegura

Cuenta que en el 2009 materializa el sueño de su vida con el  nacimiento de la Fundación El Montañés. ‘Ha sido una ardua labor. No ha sido tan fácil como parece, porque a veces cuando se tiene un liderazgo natural y converge en un pueblo en donde hay anillos sin compromisos muy selectivos,  hay que enfrentar muchos retos’’. 

Como todo joven que busca expandir sus horizontes se traslada a Santo Domingo a estudiar en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, en donde se matriculó en Licenciado en  Derecho y en ese lapso se mantiene viajando constantemente, y nunca pierde contacto con sus amigos y la gente de su pueblo. Al graduarse se da cuenta que lo suyo es trabajar ayudar a su los demás.

Ya es tradición para El Montañés realizar la actividad “San Juan sin Zapatos”, en donde visita un pueblo y regala zapatos a los niños, jóvenes y adultos. Y también comparte con la comunidad.

‘’Como joven sanjuanero, que ama su pueblo, estoy convencido que mi misión es hacer siempre lo que le conviene a los demás, y por esa convicción incursioné en la política, como una forma de seguir ayudando. ¡Es increíble  con todas las situaciones difíciles que tengo que lidiar a diario! De salud, con personas que tienen una discapacidad, educativa y medicamentos, falta de alimentos”, dice.

Isaías está agradecido y orgulloso de los jóvenes de San Juan porque son muy progresistas, trabajan, pero les aconseja que vivan sus propias experiencias, y que se esfuercen cada día más por alcanzar sus sueños.

Aunque siempre está enfocado en su fundación, no le es indiferente la situación de los jóvenes de San Juan, que gozan el privilegio de una sede universitaria en donde obtienen un título, pero luego no tienen donde ejercer su profesión cuando salen de las aulas. No desmaya hasta hacer posible la construcción de una zona franca, romper las barreras de la falta de empleo,  y más relevo generacional.

Aspira a una fundación que tenga alcance nacional e internacional con un centro médico; centro comunitario en donde el que no tiene un plato de comida, un medicamento, o un zapato, lo encuentre ahí.