Santo Domingo 30°C/30°C light rain

Suscribete

golpe de estado

Bolsonaro grita su “inocencia”

El líder ultraderechista es sospechoso de haber participado en una conspiración que buscaba desacreditar el proceso electoral e impedir que el izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva asumiera el mando de Brasil en enero del año pasado.

El expresidente brasileño Jair Bolsonaro llega a la sede de la Policía Federal en Brasilia, el 22 de febrero de 2024.

El expresidente brasileño Jair Bolsonaro llega a la sede de la Policía Federal en Brasilia, el 22 de febrero de 2024. (Foto AP/Luis Nova)(Foto AP/Luis Nova)

El expresidente brasileño Jair Bolsonaro guardó silencio ayer jueves durante una convocatoria ante la policía por su supuesta implicación en un "plan de golpe de Estado" concebido para mantenerse en el poder tras su mandato.

El líder ultraderechista es sospechoso de haber participado en una conspiración que buscaba desacreditar el proceso electoral e impedir que el izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva asumiera el mando de Brasil en enero del año pasado.

Bolsonaro defiende su inocencia y asegura ser víctima de una "persecución implacable".

La audiencia, de una media hora, en la sede de la Policía Federal en Brasilia, ocurrió a solo tres días de una concentración callejera convocada por el exmandatario (2019-2022) en Sao Paulo para repudiar las acusaciones.

Bolsonaro no prestó declaraciones, dijo su defensa, que deploró no haber tenido acceso a cientos de comunicaciones electrónicas cuyo contenido fundamentaría el proceso en su contra.

"El único motivo por el cual hizo uso del silencio fue debido al hecho de que él responde hoy a una investigación semisecreta", dijo su abogado Paulo Cunha, en declaraciones al exterior de la sede policial.

Cunha agregó que su cliente "nunca fue favorable a ningún tipo de movimiento golpista". "El expresidente no teme nada porque no cometió ningún delito", afirmó.

"Hasta que se tenga el legítimo y amplio acceso a la investigación, el presidente Bolsonaro no prestará ninguna declaración", dijeron además sus abogados en una nota.

La investigación llevó a la policía a lanzar el 8 de febrero la operación Tempus Veritatis (la hora de la verdad, en latín), con decenas de allanamientos, confiscación de pasaportes y detenciones en el entorno de Bolsonaro, a quien se le prohibió salir del país.

El líder ultraderechista compareció ante la policía junto a otros aliados sospechosos, incluidos varios exministros, en diferentes ciudades del país, según la prensa local.

Es la sexta vez que el exmandatario concurre ante la policía para declarar desde que dejó la presidencia.

El año pasado compareció por la presunta falsificación de certificados de vacunación contra el covid-19, así como por el ingreso irregular a Brasil de valiosas joyas obsequiadas por Arabia Saudita.

También por sospechas de instigar los disturbios del 8 de enero de 2023.

- Un decreto, un video -

Aquel día, una semana después de que Lula asumiera su tercer mandato, miles de bolsonaristas inconformes con la victoria del izquierdista en las elecciones de octubre de 2022 asaltaron el palacio presidencial, el Congreso y la corte suprema.

Bolsonaro, que se hallaba en ese momento en Estados Unidos, niega cualquier incitación de la asonada.

Pero según la policía, unos dos meses antes Bolsonaro recibió y modificó un decreto en el que preveía detener al presidente del Tribunal Superior Electoral, Alexandre de Moraes, y convocar nuevas elecciones.

En el expediente del supuesto plan de golpe de Estado también figura un video de una reunión realizada el 5 de julio de 2022, tres meses antes de los comicios en los que Lula resultó victorioso.

La grabación, divulgada por la corte suprema, muestra a Bolsonaro exhortando a varios de sus ministros a emprender una campaña contra el sistema de urnas electrónicas.

"Si reaccionamos después de las elecciones, será el caos en Brasil, una gran guerrilla", dice el ultraderechista a sus ministros en el video.

- Relación tensa -

La indagación sobre la supuesta trama golpista fue ordenada por Moraes, al frente de varias investigaciones contra el expresidente y su entorno.

Moraes, también juez de la corte suprema, es constante blanco de críticas de Bolsonaro.

La defensa solicitó apartar a Moraes del caso alegando que carece de "la imparcialidad necesaria para desempeñar sus funciones", y también postergar la declaración de su cliente ante la policía.

La corte suprema negó ambas.

- "Evento pacífico" en Sao Paulo -

Pese a las numerosas investigaciones de que es objeto desde que dejó la presidencia, el excapitán del ejército de 68 años se ha mantenido a la cabeza de la oposición.

Y aunque en junio fue inhabilitado políticamente hasta 2030 por desinformación, el miércoles dijo estar "convencido" de que podrá revertir esa "injusticia".

Sobre la manifestación del domingo en Sao Paulo, prometió que será un "evento pacífico" para mostrar a "Brasil y al mundo una fotografía de verde y amarillo" -los colores nacionales- y negar las sospechas en su contra.