Santo Domingo 29°C/30°C broken clouds

Suscribete

Islandia enfrenta gran reto tras devastación por erupción volcánica en pueblo pesquero

Los científicos indicaron el lunes que la erupción parecía estar amainando, pero era demasiado pronto para declarar que el peligro había terminado

Erupción volcánica en Islandia

En esta imagen proporcionada por Protección Civil y tomada por un helicóptero de la Guardia Costera de Islandia, una vista de la lava durante una erupción volcánica cerca de Grindavík, Islandia, el domingo 14 de enero de 2024AP

Islandia se enfrenta a "fuerzas tremendas de la naturaleza", advirtió el lunes el presidente del país, después que la lava fundida de un volcán en el suroeste de la isla destruyera varias casas en el poblado evacuado de Grindavík.

Los científicos indicaron el lunes que la erupción parecía estar amainando, pero era demasiado pronto para declarar que el peligro había terminado. La Oficina Meteorológica de Islandia apuntó que "es difícil estimar cuánto durará esta erupción".

El presidente Gudni Th. Johannesson, dijo en un mensaje televisado el domingo por la noche que "ha comenzado un periodo tumultuoso en la península de Reykjanes", donde un sistema volcánico que llevaba tiempo inactivo se ha despertado.

Erupción volcánica en Islandia

Una columna de gas iluminada por la lava de un volcán en erupción vista desde Suðurstrandavegur, la carretera que lleva a Grindavík, Islandia, el domingo 14 de enero de 2024AP

Un volcán en la península hizo erupción el domingo por la mañana, por segunda ocasión en menos de un mes. Las autoridades habían ordenado a la población que abandonara la localidad pesquera de Grindavík unas horas antes, ya que una serie de pequeños sismos apuntaba a una erupción inminente.

La erupción "remitió de forma considerable" durante la noche, indicó el geofísico Magnus Tumi Gudmundsson, pero era imposible decir cuándo terminará.

Grindavík, una población de 3.800 habitantes unos 50 kilómetros (30 millas) al suroeste de la capital, Reikiavik, ya había sido evacuada en noviembre cuando el sistema volcánico de Svartsengi se reactivó después de casi 800 años.

El volcán terminó por hacer erupción el 18 de diciembre y expulsó coladas de lava hacia Grindavík. Los vecinos recibieron permiso para regresar a sus casas el 22 de diciembre.

Desde entonces, trabajadores de emergencias han construido muros defensivos que detuvieron buena parte del flujo de lava de la nueva erupción antes de que llegaran al pueblo.

La Oficina Meteorológica de Islandia afirmó el lunes que "el flujo de lava ha disminuido debido a las fisuras eruptivas que se abrieron ayer. El flujo de la fisura eruptiva del sur, que surgió ayer alrededor del mediodía cerca de la frontera de la ciudad, parece haber cesado. La mayor parte del flujo de lava restante ahora se dirige hacia el suroeste a lo largo de las barreras protectoras, y su trayectoria parece haberse estabilizado".

Nadie ha muerto en las erupciones, aunque había un trabajador desaparecido tras caer a una grieta abierta por el volcán, según reportes.

"Aún no sabemos cómo se desarrollará esta erupción, pero debemos tomar las medidas que están a nuestro alcance", dijo el presidente.

"Seguimos esperando un resultado tan bueno como sea posible ante estas tremendas fuerzas de la naturaleza", añadió. "Continuaremos con nuestras responsabilidades y permaneceremos unidos".

Islandia se ubica en una zona de gran actividad volcánica en el Atlántico norte y promedia una erupción cada cuatro o cinco años. La más disruptiva en épocas recientes fue la erupción del volcán Eyjafjallajokull en 2010, que expulsó enormes nubes de ceniza y obligó a cerrar espacios aéreos en Europa.

No se esperaba que la nueva erupción provocara gran cantidad de ceniza. Las operaciones en el aeropuerto de Keflavík continuaban con normalidad, indicó Gudjon Helgason, vocero de la operadora del aeropuerto Isavia.

Tags relacionados