Santo Domingo 21°C/24°C scattered clouds

Suscribete

Visita sorpresa de Biden

Actividades. El presidente Biden pasó más de cinco horas en la capital ucraniana, se reunió con Zelensky y rindió homenaje a los soldados caídos.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en el centro, estrecha la mano de su contraparte ucraniana, Volodymyr Zelenskyy, mientras posan junto a Olena Zelenska, esposa del presidente Zelenskyy, en el Palacio de Mariinsky, ayer. AP

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en el centro, estrecha la mano de su contraparte ucraniana, Volodymyr Zelenskyy, mientras posan junto a Olena Zelenska, esposa del presidente Zelenskyy, en el Palacio de Mariinsky, ayer. AP

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, hizo una visita no anunciada a Ucrania ayer lunes para reunirse con el presidente Volodymr Zelensky en una desafiante muestra de solidaridad con un país que está a punto de cumplir un año en guerra con Rusia.

“Un año más tarde, Kiev resiste”, dijo Biden, que alzó un dedo en gesto en énfasis en un espacio decorado con banderas estadounidenses y ucranianas en el Palacio Mariinsky. “Y Ucrania resiste. La democracia resiste. Los estadounidenses se alzan con ustedes y el mundo se alza con ustedes”.

Biden pasó más de cinco horas en la capital de Ucrania. Se reunió con Zelenskyy, rindió homenaje a los soldados caídos del país y se entrevistó con el personal de la embajada estadounidense.

La visita se produjo en un momento crucial de la guerra, en el que Biden intenta mantener a los aliados unidos en su apoyo a Ucrania y se espera que ambos lados redoblen los combates con ofensivas de primavera. Zelensky presiona a sus aliados para que aceleren la entrega de sistemas armamentísticos prometidos y ha pedido que Occidente proporcione cazas a Ucrania, algo que por ahora Biden ha rechazado.

Muestra de terror

El presidente estadounidense vivió una muestra del terror con el que los ucranianos han vivido durante casi un año, cuando las sirenas de los ataques aéreos aullaron justo cuando él y Zelensky terminaban una visita a la catedral de San Miguel.

Luciendo solemnes, continuaron imperturbables mientras colocaban dos coronas de flores y guardaban un momento de silencio en el Muro del Recuerdo en honor a los soldados ucranianos muertos desde 2014, el año en que Rusia anexó la península ucraniana de Crimea y estallaron los combates con separatistas prorrusos en el este de Ucrania.

La Casa Blanca no entró en detalles, pero el asesor de seguridad nacional Jake Sullivan dijo que se notificó a Moscú de la visita de Biden a Kiev poco antes de su partida de Washington “con fines de distensión” para evitar cualquier error de cálculo que pudiera llevar a los dos países nucleares a un conflicto directo.

Biden anunció en Kiev una partida adicional de 500 millones de dólares en ayuda estadounidense -adicional a los 50,000 ya otorgados-, que incluiría proyectiles para lanzadores de obuses, misiles antitanque, radares de vigilancia aérea y otra asistencia, pero no nuevas armas avanzadas.

Ucrania también ha pedido sistemas que permitan a sus fuerzas alcanzar objetivos rusos que se han alejado de las zonas del frente, fuera del alcance de los misiles HIMARS ya proporcionados. Zelensky dijo que había hablado con Biden sobre “armas de largo alcance y las armas que aún podrían entregarse a Ucrania, aunque no se hayan suministrado antes”, pero no detalló nuevos compromisos.

La misión de Biden con su visita a Kiev, antes de un viaje anunciado a Varsovia, era subrayar que Washington está dispuesto a mantenerse junto a Ucrania “todo el tiempo que haga falta” para repeler a las fuerzas rusas, aunque los sondeos de opinión pública apuntan a que el apoyo en Occidente a proporcionar armamento y ayuda económica directa empieza a reducirse.