Santo Domingo 27°C/28°C few clouds

Suscribete

Los volcanes dormidos emiten tres veces más azufre de lo estimado

Volcanes. Foto: Europa Press

Volcanes. Foto: Europa Press

Un núcleo de hielo de Groenlandia ha mostrado que los volcanes liberan silenciosamente al menos tres veces más azufre a la atmósfera ártica de lo que estiman los modelos climáticos actuales.

Según una nueva investigación dirigida por la Universidad de Washington los volcanes liberan una cantidad sorprendentemente alta de gases que cambian la atmósfera y el clima en sus fases de calma.

Los hallazgos se publican en Geophysical Research Letters, tiene implicaciones para comprender mejor la atmósfera terrestre y su relación con el clima y la calidad del aire.

Según Ursula Jongebloed, estudiante de doctorado en Ciencias Atmosféricas de la Universidad de Washington (UW) y primera autora del estudio, la cantidad de aerosoles de sulfato liberados durante la desgasificación pasiva es mucho mayor que durante las erupciones. "La desgasificación pasiva libera al menos 10 veces más azufre a la atmósfera, en escalas de tiempo decenales, que las erupciones, y podría ser hasta 30 veces más".

El equipo analizó las capas de un núcleo de hielo del centro de Groenlandia para calcular los niveles de aerosoles de sulfato entre los años 1200 y 1850. Los autores querían analizar el azufre emitido por el fitoplancton marino, que anteriormente se creía que era la mayor fuente de sulfato atmosférico en la época preindustrial.

"No sabemos cómo era la atmósfera natural, prístina, en términos de aerosoles", dijo en un comunicado la autora principal Becky Alexander, profesora de ciencias atmosféricas de la UW. "Saberlo es un primer paso para comprender mejor cómo los humanos han influido en nuestra atmósfera".

El equipo evitó deliberadamente las grandes erupciones volcánicas y se centró en el periodo preindustrial, cuando es más fácil distinguir las fuentes volcánicas y marinas.

"Pensábamos calcular la cantidad de sulfato procedente de los volcanes, restarla y pasar a estudiar el fitoplancton marino", explica Jongebloed. "Pero cuando calculé por primera vez la cantidad procedente de los volcanes, decidimos que debíamos detenernos y ocuparnos de eso".

La ubicación del núcleo de hielo en el centro de la capa de hielo de Groenlandia registra emisiones procedentes de fuentes de una amplia franja de Norteamérica, Europa y los océanos circundantes. Aunque este resultado sólo se aplica a las fuentes geológicas dentro de esa zona, incluidos los volcanes de Islandia, los autores esperan que se aplique en otros lugares.

"Nuestros resultados sugieren que los volcanes, incluso en ausencia de grandes erupciones, son dos veces más importantes que el fitoplancton marino", afirmó Jongebloed.

El descubrimiento de que los volcanes no eruptivos emiten azufre hasta tres veces más rápido de lo que se creía es importante para modelizar el clima pasado, presente y futuro. Las partículas de aerosol, ya procedan de volcanes, tubos de escape de vehículos o chimeneas de fábricas, bloquean parte de la energía solar. Si los niveles naturales de aerosoles son más altos, significa que el aumento y la disminución de las emisiones humanas -que alcanzaron su punto álgido con la lluvia ácida de la década de 1970 y luego disminuyeron con la Ley de Aire Limpio y las normas de calidad del aire cada vez más estrictas- han tenido menos efecto sobre la temperatura de lo que se creía.

"Los aerosoles de sulfato tienen una especie de efecto de 'rendimiento decreciente': cuantos más haya, menor será el efecto de los sulfatos adicionales", explica Jongebloed. "Cuando aumentamos las emisiones volcánicas, lo que incrementa la base de aerosoles de sulfato, disminuimos el efecto que los aerosoles de origen humano tienen sobre el clima hasta en un factor de dos".

Eso significa que el calentamiento del Ártico en las últimas décadas está mostrando más todos los efectos del aumento de los gases de efecto invernadero que atrapan el calor, que es, con mucho, el principal control de la temperatura media de la Tierra.

"No son ni buenas ni malas noticias para el clima", dijo Jongebloed sobre el resultado. "Pero si queremos entender cuánto se calentará el clima en el futuro, ayuda tener mejores estimaciones para los aerosoles".

Tags relacionados