Listin Diario Logo
29 de noviembre 2022, actualizado a las 12:18 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Las Mundiales domingo, 02 de octubre de 2022

El problema de las pruebas se suma al desorden en la respuesta al ébola en Uganda

Los microscopios simples en clínicas tan remotas pueden confirmar rápidamente la malaria o la fiebre tifoidea, lo que posiblemente oculta la posibilidad de que el mismo paciente pueda tener Ébola simultáneamente

  • El problema de las pruebas se suma al desorden en la respuesta al ébola en Uganda
Rodney Muhumuza / AP
Mubende, Uganda

La enfermera quería que el niño con fiebre alta fuera trasladado de inmediato de una clínica privada en Uganda a un hospital público a pesar de que el niño dio positivo por malaria en medio de un brote de ébola que ha inquietado a los trabajadores de la salud.

Pero el dueño de la clínica no estaba convencido mientras examinaba al niño en su regazo. El niño no tenía ébola, concluyó después de buscar los signos sangrientos reveladores del virus, y luego envió al paciente y a su agradecida madre a casa después de administrarle medicamentos por vía intravenosa.

El incidente pone de relieve las trampas a las que se enfrentan los trabajadores sanitarios en su respuesta a un nuevo brote de ébola en el centro de Uganda. Debido a que algunos síntomas de la malaria son similares a los de la cepa sudanesa del ébola que ahora circula en tres distritos, las clínicas comunitarias que suelen ser el primer puerto de escala para quienes buscan atención pueden estar mal equipadas para tomar las decisiones correctas en el momento adecuado.

“No se puede decir que todos los que se están muriendo se están muriendo de ébola”, dijo el enfermero Edgar Muhindo de la Clínica St. Florence de Mubende, que sin saberlo trató a dos pacientes de ébola por malaria antes de que buscaran atención en otro lugar. “Pero si es Ébola, es importante confirmar que es Ébola. Por eso es importante que más unidades de salud tengan las máquinas que pueden detectar este virus Ébola”.

Los microscopios simples en clínicas tan remotas pueden confirmar rápidamente la malaria o la fiebre tifoidea, lo que posiblemente oculta la posibilidad de que el mismo paciente pueda tener Ébola simultáneamente.

Este fue el caso de un hombre de 24 años que enfermó a mediados de septiembre, fue tratado por malaria y neumonía, y murió el día antes de que una muestra de él confirmara el brote de ébola.

En ese momento, otros seis habían muerto por lo que las autoridades llamaron una extraña enfermedad.

Mellon Kyomugisha, una asistente de laboratorio médico que recordó haber tocado a la primera víctima confirmada de ébola cuando llegó a la Clínica St. Florence con malaria, dijo que sentía que no era necesario aislarse hasta que surgieran síntomas preocupantes. Ella estaba en el trabajo varios días después, poniéndose el equipo de protección cuando tenía que ver a un paciente.

Se han confirmado 35 casos de ébola desde el 20 de septiembre, incluidos seis trabajadores de la salud, y un médico se encuentra entre al menos siete muertes confirmadas.

Solo una instalación administrada por el gobierno, ubicada a 180 kilómetros (111 millas) de distancia en Entebbe, está equipada para realizar pruebas de ébola, y los funcionarios a veces esperan hasta 48 horas antes de recibir los resultados.

El ébola, que se manifiesta como una fiebre hemorrágica viral, se propaga a través del contacto con fluidos corporales de una persona infectada o materiales contaminados. Los síntomas incluyen fiebre, vómitos, diarrea, dolor muscular y, en ocasiones, hemorragia interna y externa.

Los científicos no conocen el reservorio natural del virus, pero sospechan que la primera víctima de un brote de ébola se infecta a través del contacto con un animal infectado o al comer su carne cruda.

El brote de ébola de 2014-16 en África Occidental mató a más de 11.000 personas, el mayor número de muertes desde que se descubrió el virus en 1976.

Uganda ha tenido múltiples brotes de ébola, incluido uno en 2000 que mató a más de 200. Las autoridades no esperan que el brote actual sea tan mortal, pero instan a las personas a informar de inmediato los casos sospechosos. No existe una vacuna comprobada para la cepa sudanesa del ébola.

Las autoridades de salud aún están investigando la fuente del brote actual, que probablemente comenzó en agosto, dijo el presidente de Uganda, Yoweri Museveni, en un discurso televisado a principios de esta semana. Fue una admisión sorprendente para un país del este de África que a menudo se cita por su liderazgo en la lucha contra los brotes de enfermedades.

Paralizado por las dificultades de las pruebas desde el principio, la respuesta inicial a veces fue caótica, ya que los funcionarios de salud se apresuraron a acorralar a los contactos y establecieron una unidad de aislamiento, según los trabajadores de salud y otras personas en el terreno.

Algunos trabajadores de la salud dijeron que se sintieron impotentes cuando las ambulancias se demoraron en recoger a los pacientes que posiblemente padecían ébola. Una mujer cuyo trabajador agrícola murió de ébola recordó que la llevaron a una unidad de aislamiento donde algunos pacientes en cuarentena comenzaron a sangrar, preocupando a aquellos sin síntomas que sabían que corrían el riesgo de infección.

Desde entonces, las autoridades sanitarias de Mubende han creado espacios de aislamiento separados para los pacientes de ébola y sus contactos, dijo Rosemary Byabasaija, líder de un grupo de trabajo del gobierno que lucha contra el ébola. Dijo que desde entonces se ha corregido la "desorganización" temprana en la gestión de casos.

“Cuando se supo la noticia, causó una estampida tanto en el hospital como en las comunidades”, dijo.

Las autoridades de Uganda habían documentado 427 contactos conocidos hasta el viernes. Pero algunos puestos en cuarentena escaparon y siguen prófugos, lo que complica el trabajo de rastreo que es clave para prevenir un brote cada vez mayor.

“Es como si alguien arrojara una granada”, dijo el Dr. Emmanuel Batiibwe, director del Hospital Mubende, sobre los primeros días del brote. “Ahí está esa explosión. Todos corretean para cubrirse y luego comienzan a regresar lentamente para ver qué está pasando... Así que fue un escenario similar el que sucedió aquí”.

El hospital hizo “la alarma más grande que puedas imaginar”, dijo, y pronto se pusieron en marcha esfuerzos para establecer una unidad de aislamiento con la ayuda de Médicos Sin Fronteras. Esa unidad aún se estaba instalando 10 días después de que se declarara el brote.

La granjera Margaret Nakanyike, una de las personas conducidas a la unidad de aislamiento después de que dos miembros de su hogar mostraran signos de ébola, dijo que tuvo suerte de escapar de la infección en el hospital. Después de dar negativo, se aísla en su casa, no lejos del jardín donde fue enterrado su trabajador que murió de ébola.

En Madudu, el subcondado de Mubende que ha sido el más afectado, las ambulancias avanzan a toda velocidad por el camino de tierra para responder a las alertas de ébola.

Kaamu Kato, que dirige un centro de salud administrado por el gobierno en Madudu, esperaba ansiosamente una ambulancia para llevar a una madre de 16 años con un bebé que había llegado con fiebre y diarrea sanguinolenta. Ella no tenía malaria, por lo que Kato y otros alertaron de inmediato sobre el ébola para una ambulancia.

El transporte llegó dos horas después. El paciente, después de intentar irse, se tumbó en la hierba, aparentemente con dolor, mientras los trabajadores de la salud observaban desde la distancia. Kato dijo que no podía hacer nada.

“Hay cosas que están fuera de mi control”, dijo. “He hecho mi parte. Ahora depende de ellos venir aquí rápidamente o retrasarse”.